Un muro de oportunidades

Categoría: El punto es, EPSI29
abril 1 2017

En los últimos años hemos visto como se han ido endureciendo las políticas migratorias en el mundo. Los muros no son nuevos; el más cercano a México, ubicado en nuestra frontera con los Estados Unidos, tiene más de 650 millas de largo. Entre malla, pared y áreas vigiladas por drones, aquel país ha pretendido separarse, no sólo de México, sino de América Latina y el Caribe. Durante más de dos décadas, el muro se ha traducido en un mayor número de muertes, extorsiones y lucro contra la población migrante indocumentada, principalmente. Y al final los migrantes han seguido pasando, porque su mano de obra, sus saberes, son útiles para el empuje de las economías de los países destino. Además hay, también, toda una economía encabezada por grupos delictivos que se ha visto beneficiada alrededor de la migración indocumentada.

El 25 de enero, conocimos dos órdenes ejecutivas con instrucciones para la construcción de un muro entre EU y México, asignación de agentes migratorios a la frontera, la construcción de nuevos centros de detención y la exigencia de cooperación entre autoridades estatales con agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en la aplicación de leyes migratorias para la eventual deportación de personas indocumentadas que han cometido “ciertos” delitos. Dos días después, otra orden colocaba una restricción de 90 días, a la entrada a ese país, para personas provenientes de siete naciones islámicas (Irán, Iraq, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen) así como la veda inmediata del programa de refugiados por 120 días. Este último afortunadamente fue anulado por una corte de Estados Unidos, y la apelación del Departamento de Justicia para mantener el veto, fue de igual manera rechazada.

Rosa Galindo

Interiorización, mixta/tela, 60 x 60 cm, 2015.

¿Por qué la ampliación de más de dos mil millas de muro anunciada por Donald Trump ha resultado tan indignante para gran parte de la sociedad mexicana? ¿Por qué las órdenes ejecutivas han despertado una fuerte movilización de rechazo a las políticas de Trump y en defensa de la no regresión de derechos en buena parte de la comunidad estadunidense, en al menos 120 poderosas transnacionales estadunidenses, gobiernos estatales y representantes de la comunidad artística y cultural?

Nos encontrábamos en una zona de confort, interiorizando la violencia, siendo permisivos ante violaciones y graves violaciones a derechos. Asumiendo la corrupción e impunidad como parte inherente a la clase política. Pero también asumiendo que la realidad que nosotros veíamos era la que ven todos, ignorando que hay diferentes aristas de la marginación y exclusión. Que hay submundos que hace mucho no se cruzan. Así nos llegó una fuerte descarga con el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, nos encontramos de frente a los submundos, fue un choque de trenes que no ha dejado de tener consecuencias. Que nos aclara que lo ganado no es permanente y hay que seguir refrendándolo cuantas veces sea necesario.

¿Por qué el actual presidente de los Estados Unidos ha generado tantas reacciones, al grado de que líderes de opinión hablen de la necesidad de hacer un frente global contra Trump por ser un peligro contra el Mundo? Entre las respuestas encontramos que dejar actuar libremente a Trump significaría despertar tentaciones que podrían desencadenar desde violaciones masivas a derechos humanos, pasando por fracturas en los procesos productivos que derivarían en desastres económicos, hasta la posibilidad abierta de una Guerra Mundial. Sin duda los más afectados de no hacer algo en respuesta sería la propia población y sociedad civil estadunidense. Éstos, al ver vulnerados sus derechos y los derechos por los que han peleado arduamente, se han activado, generando sinergias, empatía y una gran muestra de solidaridad con todos aquellos grupos que en este primer embate han resultado más afectados: población migrante y refugiada.

Poderosas transnacionales estadunidenses como Apple, Google, Microsoft, Intel, Twitter, eBay, Ueber y Netflix rechazan el veto migratorio “Muslim Ban” por dañar la economía del país; estamos hablando de sectores muy poderosos que ven afectados sus intereses con este tipo de políticas. Heinz Dieterich, en un artículo reciente, señalaba que, sin atraer los talentos globales, estas empresas no pueden competir con China, cuyo mercado y demografía tiene un potencial cuatro veces mayor que el estadunidense. Y que la ola de rechazo en la inteligencia técnica de Silicon Valley se debe en parte a que un grupo considerable de ellos son inmigrantes o hijos de inmigrantes, y de ahí la presión sobre empresas como Facebook y Twitter.

Es muy interesante el escenario en el que nos encontramos, donde Estados Unidos, con el reflector principal, dará muestra o no de los pesos y contrapesos que hay a partir de su población y sociedad civil organizada, de los poderes económicos, de los poderes de gobierno y gobiernos estatales frente a la Presidencia e intereses afines a ella.

Por otra parte, países como México tendremos un reto mayor frente a la realidad que vivimos de gobiernos débiles con poca capacidad de liderazgo y negociación. La población y la sociedad civil organizada estaremos a prueba de estar a la altura de las circunstancias y de que las diferentes voces y posiciones encontremos un piso común de entender y acompañar lo que pasa más allá de los mexicanos que serán deportados; de asumir la responsabilidad que hay con la población refugiada asentada en nuestro país y la respuesta que habremos de dar a aquella población migrante o refugiada que seguramente llegará y tendrá que prolongar su estancia en nuestro país, demandando servicios, oportunidades y la salvaguarda de sus derechos. Asimismo de aprovechar al máximo todo el potencial que una situación como esta permite, de aprovechamiento de habilidades, saberes de construcción de iniciativas innovadoras que potencien el crecimiento de la sociedad y economía de México.

Simplemente en materia de asilo, de acuerdo al ACNUR, en los últimos años se ha incrementado el número de personas que buscan protección como refugiadas en México. En 2016, fueron 8 mil 781 las personas que solicitaron la condición de refugiado, lo que representa un incremento de 1067% en comparación con el número de solicitudes recibidas en 2011. También en 2016, el 91.6% de las solicitudes recibidas en México fueron presentadas por personas del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala), quienes se ven obligadas a huir de la violencia y persecución. Cada vez más las familias refugiadas que huyen de estos países manifiestan ver a México como un país de destino y no como un país de tránsito, lo que requiere asegurar que existan las condiciones adecuadas para recibir esta población.

Rosa Galindo

Faetusa (hija de Helios), acuarela/papel, 15 x 9 cm, 2013.

Recientemente, en un comunicado firmado por organizaciones mexicanas, señalábamos que nuestro país en lo que a mexicanos deportados se refiere tiene que asegurarles acceso a vivienda, trabajo, salud física y mental, educación, justicia y documentos de identidad. Para lograrlo, es fundamental realizar cambios administrativos y legislativos que faciliten la inscripción de la nacionalidad mexicana, la regularización migratoria, la revalidación de estudios y la certificación de habilidades vocacionales, así como garantizar la no discriminación en el acceso a servicios con base en la nacionalidad o situación migratoria de las personas.

Que en materia de protección internacional, tiene que seguir fortaleciendo las condiciones necesarias para promover alternativas a la detención, contar con un programa de asilo y protección complementaria que respete el derecho a la libertad personal, garantice la identificación y reconocimiento de personas refugiadas, e inversión en la infraestructura y capacidad de la Comisión para la Ayuda a los Refugiados (Comar) y la sociedad civil que realiza el apoyo humanitario.

Finalmente instamos al gobierno mexicano a incluirse en el debate internacional contra la discriminación hacia la población migrante y refugiada, con acciones concretas y presupuesto asignado para las poblaciones que nos conciernen en la región. Además de favorecer una sólida articulación con los gobiernos de la región, encaminadas a la implementación de políticas y programas regionales, que en paralelo aborden los temas estructurales que originan la migración, pero también aquellos que en la coyuntura toman prioridad.

Todo el contexto está puesto para generar miedo y confusión. La ignorancia será uno de los mayores enemigos a vencer. El tema será transformarlo en información certera, clara y oportuna, así como apoyos reales frente a necesidades que surjan. Para México no está fácil el camino, pero existe una ruta a seguir a través de las recomendaciones emitidas por los sistemas interamericano y universal de derechos humanos.

Si bien, estamos frente a un reto potencial en materia de asilo y migración que vislumbra tener resultados negativos, dada la experiencia de los años recientes. Sin embargo, son reconfortantes las muestras que ha brindado al mundo la población, la sociedad civil, la comunidad artística, las grandes empresas, el poder judicial, los gobiernos estatales, etc. de los Estados Unidos, así como la respuesta desde distintas latitudes a nivel mundial con sus símiles. Una oportunidad en el horizonte, que si bien como aquí se ha señalado, ha sido en algunos casos en respuesta a salvaguardar intereses, al final suma para encauzar movimientos, demandas y hacer un llamado de atención a la clase política y económica que las cosas han cambiado y los escenarios no están establecidos.

 

Rosa Galindo

Llave de la pasión, acrílico/papel, 21.5 x 22 cm, 2013.

 

Nancy Pérez García

Nancy Pérez García

Maestría en Cooperación Internacional para el Desarrollo por el Instituto Dr. José María Luis Mora, y su área de especialidad es migración nacional e internacional. Directora Genera l de Sin Fronteras IAP.
Nancy Pérez García

Latest posts by Nancy Pérez García (see all)

Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook