Síndrome de la Bata Blanca

Categoría: EPSI25, Otros puntos
agosto 1 2016

A veces los peores hechiceros no están en la calle sino dentro de nuestros cerebros.

Redes para la ciencia

 Resumen: Se analizan algunas variables psicosociales (personalidad, reacciones fisiológicas y sociales) y contextuales (ambiente, tiempo y calibración de los aparatos para medir la presión) asociadas al concepto del síndrome de la bata blanca que tienen como síntoma principal el aumento en la frecuencia cardiaca, así como diferentes maneras de entenderlo y neutralizarlo. Se utiliza una estrategia práctica para abordarlo: etiología, diagnóstico y tratamiento.

  • Rubén acude a un hospital donde recibirá tratamiento para el cáncer, con tan solo pensar que se aproxima su cita, ya empieza a experimentar en su cuerpo los efectos de la quimioterapia, y aunque días antes estuvo tranquilo, el primer síntoma de que las cosas empeorarán inicia cuando las enfermeras o los doctores le toman la presión pues esta se dispara.
  • Sofía, ha pasado días muy malos. Su pareja la dejó, ella dice que está enferma de tristeza, pero su terapeuta le dijo que estaba pasando por un periodo de depresión y le sugirió acudir con un médico o un psiquiatra. Al llegar al consultorio y al percibir ese olor característico a alcohol, empieza a sentirse mal, pero su punto de quiebre es cuando le toman la presión y eso le hace pensar que podría agravarse su estado emocional y cuando le colocan el baumanómetro su presión se eleva por los cielos.
  • Ricardo, se ha enterado que las enfermedades cardiacas son las número uno en llevarse a una persona al hospital, incluso al panteón. Tuvo recientemente un ligero dolor en el pecho, el cual asocia inconscientemente a un posible paro cardiaco, con tan solo pensar que le van a tomar la presión, él no sabe que ésta ya se disparó, y por supuesto cuando se la toman sale más alta de lo que regularmente la tiene.

Todos ellos han experimentado un subidón al momento de tomarles la presión sanguínea, aunque una vez pasado el episodio y cuando se dirigen a sus casas más tranquilamente, notan que se sienten más relajados. Antes han pasado por el síndrome de la bata blanca, el cual aumentó su presión temporalmente.

Antecedentes

Es común que al acudir a algún servicio hospitalario nos tomen los signos vitales más básicos del cuerpo, con la finalidad de detectar algún problema de salud. Los signos vitales más comunes son: temperatura, pulso, frecuencia respiratoria y presión arterial (URMC, 2016).

Sin embargo, no somos conscientes de que si nos sentimos predispuestos a enfermar o a que se agrave nuestro estado de salud, nuestro cerebro manda una señal de alarma y genera estrés el cual puede elevar nuestra presión arterial con tan solo pensar que las cosas pueden agravarse. Así, nuestro pensamiento crea realidad en lo bueno y en lo malo. Nuestros pensamientos influyen en nuestros estados emocionales y viceversa. El tiempo juega también un papel importante en ello pues mientras más cercano es el episodio de pisar un consultorio u hospital, más influye en nuestra reacción y aumenta nuestra respuesta cardiaca.

La percepción del tiempo cambia en una situación de peligro. Quienes sufren un evento traumático tienen la sensación de que todo ha ocurrido en el doble del tiempo. Lo recuerdan como en cámara lenta porque su cerebro ha estado super activo y ha retenido muchos detalles (Rtve.es, 2013).

Tus pensamientos tienen consecuencias tan importantes que crean tu propia realidad. Si puedes imaginar un acontecimiento futuro en tu vida basándote en cualquiera de tus deseos, esta realidad ya existe como posibilidad en el campo cuántico, esperando a que la observes. La ley cuántica dice que todas las posibilidades existen simultáneamente. Nuestros pensamientos y sentimientos afectan todos los aspectos de nuestra vida, más allá del espacio y el tiempo (Dispenza, 2012).

¿Qué es un síndrome?

Regresemos a lo esencial, un síndrome (APA, 2010) es un conjunto de síntomas y signos que por lo general se deben a una sola causa (o conjunto de causas relacionadas) y que en conjunto indican una enfermedad o trastorno físico o mental particular.

¿Qué es el síndrome de bata blanca o hipertensión de bata blanca?

 Se denomina hipertensión de bata blanca al aumento transitorio de la presión arterial que se produce en algunas personas en entornos sanitarios: hospitales, clínicas y sitios ambulatorios. Su importancia estriba en que la medición de la presión sanguínea ofrece valores anormalmente elevados, que no se corresponden con las cifras de tensión reales, lo que puede inducir un falso diagnóstico de hipertensión (Mancia, 1983).

Etiología

La simple toma de signos vitales como medir la presión sanguínea puede aumentar o disparar la presión arterial. Y, ello depende de la predisposición negativa del paciente, que le llevará a presentar niveles por arriba de su promedio “normal”. Sin embargo, es necesario considerar que esto es un evento que se debe a múltiples factores los cuales influyen en el incremento de la lectura de la presión, veamos un ejemplo de ello:

Factores psicosociales

Estados de salud físicos y/o emocionales: 

  • Ansiedad: Preocupación excesiva por más de seis meses (DSM V, 2014), algunos de sus síntomas son; taquicardia, palpitaciones y opresión en el pecho.
  • Depresión: Enfermedad que afecta el cuerpo y la mente; algunos síntomas son ansiedad, opresión en el pecho, palpitaciones y pensamientos o ideación suicida (iFightDepression, 2016). Al deprimirte te sientes desvalido y te convences de que jamás mejorarás y esta convicción prolonga la depresión (Redes 135, 2012).
  • Miedo o temor: es una reacción de la respuesta primitiva del cuerpo de pelear o huir. Todos los músculos se ponen tensos y la piel puede estar pálida. El ritmo de la respiración puede aumentar mientras se produce adrenalina en el cuerpo (Boyes, 2007).
  • Miedo a la muerte o tanatofobia: Acudir a un funeral, saber que alguien cercano ha muerto o la simple idea de morir incomoda a cualquiera, pero, cuando esa incomodidad se transforma en ataques de pánico o ansiedad y afecta nuestra vida, estamos hablando de tanatofobia, fobia a la muerte. Los tanatofóbicos presentan una sintomatología, como dificultad para respirar, náuseas o aumento de la frecuencia cardíaca (Molina, 2013).
  • Hipocondría: Las personas que tienen un trastorno somatomorfo conocido como hipocondría creen o temen que padecen una enfermedad grave, cuando en realidad sólo están experimentando reacciones corporales normales. En ocasiones, los hipocondriacos se alarman tanto por sus síntomas que están al borde del pánico. Estos individuos son más sensibles en lo que sucede dentro de su cuerpo al menor cambio corporal como lo señalan Halguin & Krauss (2003) con respecto a su frecuencia cardiaca.
  • Personalidad: La personalidad es el conjunto de características físicas, genéticas y sociales que reúne un individuo, y que lo hacen diferente y único respecto del resto de los individuos (Personalidad, 2016). Un rasgo de personalidad es una forma específica de comportamiento; así, podemos describir una persona como mentirosa, deshonesta, valiente, aprensiva o ansiosa. Implica una disposición estable a comportarse de manera parecida en varias circunstancias. De acuerdo a Halguin & Krauss (2003), las personas que suelen sentirse impacientes, irritables o presionadas por realizar algo con prisa pueden estar en riesgo de desarrollar problemas cardiacos.
  • Reacción ante el expertiz del especialista: También se ha observado que si quien toma la presión arterial goza de prestigio social, como sería un médico o una enfermera, paradójicamente aunque no lleve puesta la bata blanca, se incrementan las cifras de la presión sanguínea (Vivirmejor.com, 2007). Así, las personas llegan a sentirse más ansiosas, estresadas o intranquilas.

Factores situacionales o ambientales:

  • Estrés: Estado de respuesta psicológica o fisiológica a fuerzas o sucesos internos o externos que comprende cambios que afectan casi todos los sistemas del cuerpo (APA, 2010). Esta capacidad de respuesta del organismo a eventos inusuales y a nuevas circunstancias ha sido un factor determinante en la evolución y supervivencia de muchas especies, incluyendo la nuestra. Cuando percibimos un peligro, se enciende en nuestro organismo una serie de señales químicas, desencadenadas por varias hormonas. Estas elevan el ritmo cardiaco, aceleran la respiración e incrementan la disponibilidad de azúcar en la sangre con el propósito de enfrentar la conocida disyuntiva de “luchar o huir” (Guerreo, 2011).
  • Ambiente: El conjunto de agentes o condiciones externas (físicas, biológicas, sociales y culturales) que influyen en las funciones de un organismo (APA, 2010). Las personas se sienten más presionadas por el contexto en el cual se toma la presión, ya sea en áreas como el consultorio del médico o el hospital. La espera del tiempo de tomar la presión en combinación con el tiempo de estancia están relacionados. La combinación de espacio tiempo (Kaku, 2012) Albert Einstein la llamó la cuarta dimensión.
  • Instrumentos para medir la presión arterial: Es muy importante considerar al momento de tomar la presión que los instrumentos utilizados (Esfigmomanómetro, Baumanómetro, Tensiómetro o Manómetro) estén bien calibrados para evitar lecturas erróneas.

Cualquier estímulo que se presenta antes de tomar una decisión y que afectará para bien o para mal nuestro futuro, distorsiona nuestra realidad. Un estudio de la Universidad del Centro de Rochester para el cáncer, menciona sobre el trastorno llamado náusea anticipatoria que esperar tener náuseas era el mayor factor predictor de que los pacientes las acabarían teniendo… porque sus médicos les habían dicho que probablemente se sentirían mal después del tratamiento y tuvieron náuseas antes de recibirlo (Dispenza, 2014).

Otro estudio en el Centro de Investigación HeartMath de California mostró la fisiología de las emociones y las interacciones entre el corazón y el cerebro. Y, se descubrió que existe una relación entre los estados emocionales y el ritmo cardíaco. Cuando tenemos emociones negativas (como la ira y el miedo), el ritmo cardíaco se vuelve desacompasado y desorganizado. Por el contrario, emociones positivas (como el amor y la dicha) generan patrones sumamente regulares y organizados a los que los investigadores del HeartMath llaman coherencia cardíaca (Dispenza, 2012). Las diversas ilustraciones en donde vemos constantemente la lucha de un corazón contra un cerebro son una realidad y desafortunadamente la mayoría de las veces gana el corazón sobretodo cuando es presa de emociones negativas.

Diagnóstico

Aumento temporal o transitorio cuando se toma la presión arterial de un paciente estando en presencia del profesional de la salud, lo que da como resultado un falso diagnóstico.

La paradoja cerebral

Si mi cerebro detecta amenazas todo el cuerpo estará en alerta, pero si detecta paz y equilibrio, estará relajado afortunadamente.

Existen personas que mejoran su estado de salud cuando una persona calificada, les receta un supuesto medicamento el cual consiste en tomar pastillas de azúcar (efecto placebo), mientras que otras con tan solo pensar que los medicamentos suministrados por un profesional o la simple toma de signos vitales, si estos no corresponden a los valores promedio, pueden enfermarse, y lo interpretarán como un estado negativo de salud (efecto nocebo). Esto sucede así porque el cerebro construye su propia realidad en lo bueno y en lo malo.

En el efecto nocebo, al recibirse un estímulo (tomar la presión sanguínea), se activa una cascada de complejos mensajeros químicos en el cuerpo y reacciones inmediatas, las cuales desencadenan una serie de respuestas, tal como sucede en el condicionamiento clásico de Iván Pavlov (Estímulo-Respuesta).

¿Puedo estar sano y enfermo? El psicólogo evolucionista Robert Kurzban afirma que: El cerebro puede tener dos creencias mutuamente incompatibles. La denomina “Modularidad cerebral o estructura modular de la mente” y explica ¿por qué la gente se equivoca y es contradictoria?, pues algunos módulos del cerebro funcionan mejor estando equivocados. Somos muy rápidos para detectar las incoherencias en los demás, pero estamos diseñados para no detectar nuestras propias incoherencias (Redes, 2012).

El problema ante esto es que esos módulos no se comunican entre sí, y cuando aparece una idea (estar enfermo), bloquea a la otra (estar sano). Esta condición no es exclusiva de la salud también se presenta en otras conductas: te amo o te odio, o la propia psicología del autoengaño, soy inteligente cuando en realidad no lo soy. La interpretación que hacemos de la realidad es contundente.

Tratamientos psicológicos

  • Control emocional con técnicas de relajación y meditación. Los objetivos de la meditación se solapan con muchos de los de la psicología clínica, la psiquiatría, la medicina preventiva y la educación. Según indican cada vez más datos, la meditación puede ser un tratamiento eficaz para la depresión y el dolor crónico y, además ayuda a cultivar una sensación de bienestar (Ricard, Lutz & Davidson, 2014).
  • Los pensamientos crean realidad en lo bueno y en lo malo. Las expectativas negativas generan efectos perjudiciales y malos resultados (efecto nocebo), mientras que las expectativas positivas generan efectos placenteros (efecto placebo). Irving Kirsch (2012) señala: “la manera en que nos sentimos depende en gran medida de cómo anticipamos que nos sentiremos”.

Médicos

  • Tener una buena relación terapéutica con el paciente. Se trata de generarle confianza y empatía al paciente.
  • El médico necesita contar con una capacidad adecuada de comunicación para el diagnóstico completo (físico, emocional, y social) y el tratamiento competente. El entorno hospitalario alienta a la persona asumir el papel de “enfermo” y no permite la comunicación satisfactoria, por la escasa privacidad o intimidad (Murtagh, 2008).

Bibliografía

  • APA (2010) APA Diccionario conciso de Psicología, Editorial Manual Moderno, México.
  • Boyes C. (2007) El lenguaje del cuerpo, Editorial Albatros, Argentina.
  • Dispenza J. (2012) Deja de ser tú (La mente crea realidad), Urano, Barcelona.
  • Dispenza J. (2014) El placebo eres tú, Editorial Urano, Barcelona
  • DSM V (2014) American Psychiatric Association, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Editorial Médica Panamericana, México.
  • Guerrero V. (2011) “Estrés ¿Qué pasa si es excesivo?”, en ¿Cómo ves? Revista de divulgación de la Ciencia de la Universidad Nacional Nacional Autónoma de México, Año 13, Número 151, México.
  • Halguin R. & Krauss (2003) Psicología de la anormalidad (Perspectivas clínicas sobre desórdenes psicológicos), Editorial McGrawHill, México.
  • iFightDepression (2016) European Alliance Against Depression, ¿Cuáles son los signos y síntomas de la depresión?, consultado el 1 de junio del 2016, en red: http://tinyurl.com/znb4bsk
  • Kaku M. (2012) Descifrando el tiempo con Michio Kaku, consultado el 5 de Julio del 2016, en red: https://www.youtube.com/watch?v=8CmIkLmqL1A
  • Mancia G, Bertinieri G, Grassi G, Parati G, Pomidossi G, Ferrari A et al. Effects of blood pressure measurements by the doctor on patient»s blood pressure and heart rate. Lancet 1983;2: 695-697.
  • Molina B. (2013) Tanatofobia, miedo al inevitable final, consultado el 3 de junio del 2016, en red: http://www.efesalud.com/noticias/tanatofobia-miedo-al-inevitable-final/
  • Murtagh J. (2008) Práctica General de Medicina (Tomo 1), Editorial McGrawHill, México.
  • Personalidad (2016) Definición de personalidad, DefiniciónABC (Tu diccionario hecho fácil), consultado el 4 de junio del 2016, en red: http://www.definicionabc.com/social/personalidad.php
  • Redes 135 (2012) Nocebo el hermano malvado del placebo, Irving Kirsch entrevista con Eduardo Punset, consultado el 1 de Junio del 2016, en red: http://tinyurl.com/jeetnjt
  • Redes (2012) El lenguaje está diseñado para confundirnos, Eduardo Punset entrevista al Psicólogo evolucionista Robert Kurzban, consultado el 4 de junio del 2016, en red: http://tinyurl.com/j6392tf
  • Ricard M., Lutz A. & Davidson R. (2014) Nueurociencia, En el cerebro del meditador (Las nuevas técnicas de neuroimagen arrojan luz sobre los cambios cerebrales que producen las prácticas contemplativas), Investigación y Ciencia, Enero 2015, Barcelona.
  • es (2013) El ser humano percibe más rápido el tiempo al caer en la rutina, consultado el 5 de junio del 2016, En red: http://tinyurl.com/gp39mpf
  • URMC (2016) University of Rochester Medical Center, Health Encyclopedia, Signos vitales, consultado el 1 de Junio del 2016, en red: http://tinyurl.com/zjv2wye
  • com (2007) La hipertensión de bata blanca sigue desconcertando, consultado el 3 de junio del 2016, en red: http://tinyurl.com/zuok43g

 

Juan Antonio Barrera Méndez
Sígueme

Juan Antonio Barrera Méndez

Director en Atención y Tratamiento Psicológico, Profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa
Juan Antonio Barrera Méndez
Sígueme

Latest posts by Juan Antonio Barrera Méndez (see all)

Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook