Se requiere guardia nacional con identidad ciudadana

abril 21 2019

Antecedentes de referencia

Debido a la necesidad de contar con una institución policial civil profesional, el ejecutivo presenta iniciativa de una Guardia Nacional que pueda ser integrada por las corporaciones internas actualmente de Policía Militar y Naval, así como la actual Policía Federal, además de convocar a la sociedad civil para integrar nuevas tropas con la idea de capacitarlos y que cuenten con la formación y adiestramiento en planteles militares conforme al plan realizado por las secretarías de la Defensa, Marina, Gobernación y Seguridad Ciudadana, la Fiscalía General y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos; los temas de formación en procedimientos policiacos, derecho penal, derechos humanos, perspectiva de género, primeros auxilios, protección civil entre algunos otros temas.

Se discutió dicha iniciativa por el Poder Legislativo de la cámara alta y baja, y finalmente se publicó el dictamen de las comisiones de puntos constitucionales, para reformar, adicionar y derogar diversas disposiciones constitucionales ante la creación de la Guardia Nacional, quedando pendiente en 90 días las leyes secundarias específicas y puntualizando que la misma no sea dirigida por un mando militar y sea por un mando civil.1

Discusión sobre los guardianes del orden

La creación de la Guardia Nacional centró la discusión de los diversos partidos políticos, sociedad civil y académicos, así como del propio gobierno, en justificar una propuesta que cubriera los objetivos de tener la viabilidad en seguridad para salvaguardar la seguridad e integridad de la ciudadanía, con la idea de preservar el orden, el cual se encuentra avasallado por la oleada de violencia e inseguridad, en la sociedad civil y de los cuerpos policiacos en el país, tal es el caso de la diversas recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos al Ejecutivo Federal por presuntas violaciones graves a los derechos humanos en los caso de tortura, detenciones y retenciones arbitrarías y cateos ilegales2; de ahí que la propuesta de crear una nueva corporación policiaca atiende a una necesidad común que es coincidente de los diversos sectores en la sociedad, que cuente con integrantes o elementos con los valores cívicos y la potestad suficiente de aplicar la política de seguridad y combate de delitos bajo la orientación del Ministerio Público de la Federación, con el pleno respeto de los derechos humanos.

Jessica Feldman

Reinvéntate, óleo sobre lienzo, 80 x 80 cm.

Una de las discusiones era de quién dependería y cuál sería su formación, civil o militar; sin embargo, lo que es importante advertir es que el cuerpo de Policías Militar y Naval, ya se encuentran instituidos previamente bajo un entrenamiento castrense a la formación de Guardia Nacional, y no seguirán bajo el mismo principio la Policía Federal y la sociedad civil que será convocada para también ser parte de la corporación, bajo un proceso de entrenamiento y capacitación de seguridad nacional, y que si bien se argumenta que las Policías Militar y Naval además cuentan con una instrucción de seis meses bajo una capacitación sobre derecho penal y derechos humanos; las prácticas militares castrenses en su operatividad son complejas y hacen que su formación al integrarse en una Guardia Nacional deban contener una formación más humanizada al tener como misión el contacto directo con los ciudadanos. Será interesante observar la integración estructural interna entre una capacitación y adiestramiento de elementos de la Policía Militar y Naval (que no dejaran de serlo preservando su rango y prestaciones al incorporarse a la Guardia Nacional), una Policía Federal y los integrantes de una sociedad civil, sin una previa formación de seguridad nacional.

Es evidente que se tendrá que homologar la formación y capacitación, pero lo que es indiscutible es que los Policías Militares y Navales han recibido una formación militar y sus contacto cotidiano ha sido en las labores de las Fuerzas Armadas, y ahora se busca involucrar en tareas de una política de seguridad civil, el contexto de sus actividades se trasforma y su formación debe tener en cuenta dicho cambio, la competencia como articulación entre el saber, la acción y la experiencia, atienden a competencias distintas y diferenciadas.

Las capacidades y formación en valores cívicos es fundamental en los guardianes del orden, una formación cívica que pueda identificar a los ciudadanos en su forma de vida, para que el ciudadano pueda identificar la legitimidad y solemnidad necesaria en su respeto y seguridad; ya lo decía Michel Foucault “no podremos limitar los efectos mismos del poder disciplinario con el recurso a la soberanía contra la diciplina”3 sino más bien, anticiparse con el derecho soberano para evitar el poder disciplinario del Estado.

De ahí que la Guardia Nacional deberá contextualizarse con una identidad de ciudadanía, mientras existan mayor número de elementos simbólicos y lingüísticos que logren identificar al ciudadano con el hecho del beneficio en su seguridad, lo que sumará aún más la legitimidad de las acciones que emprenda la Guardia Nacional; uno de los grandes problemas que tenemos en nuestro país es que no existe un respeto mutuo entre las corporaciones policiacas con el ciudadano y del ciudadano con las corporaciones, por la falta de identificación en la identidad y en los objetivos.

La formación en valores cívicos de los elementos que integren la Guardia Nacional es un quehacer fundamental, no solo bajo una instrucción sobre derecho penal y derechos humanos, sino el involucramiento de las formas de vida de los distintos estratos social del país. Entender que le apoderamiento es una responsabilidad y no un valor represor para el ciudadano.

El código ético de la institución será las bases de sus principios rectores de identidad, sin que se permita fomentar y replicar una formación de naturaleza militar como España y Francia. Tomando en consideración el referente dispuesto por el Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley4, adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas, en su resolución 34/169, del 17 de diciembre de 1979. Agrupación incorruptible

La capacitación en valores cívicos debe ser de manera permanente con la idea de que sirva como un estímulo respuesta a sus acciones de seguridad, apoyando los principios que regirán y orientaran su conducta, apegado a la primicia de beneficencia ciudadana.

Las funciones sustantivas de seguridad deben estar fundamentadas en los valores propios de las actividades de seguridad, con base en los valores sociales y éticos que permitan una plena convivencia y desarrollo con la comunidad.

La Guardia Nacional debe encontrar su identidad y de la sociedad a la que debe salvaguardar, construyendo el tejido social en valores de legalidad, lealtad, pasión, solidaridad, igualdad, equidad, responsabilidad y respeto. La ciudadanía tiene que visualizar la seguridad y certeza de sus acciones por el orden y servicio de la sociedad. El primer reto es poder homologar su integración entre la transformación formativa de sus corporaciones (Policía Militar, Naval, Federal y sociedad civil que se integre), como por ejemplo las contraprestaciones laborales y de seguridad social.

Otro gran punto de éxito será poner la importancia en su atención no solo del carácter formativo en un solo evento de capacitación, sino de manera permanente y con atención psicoemocional que pueda lograr una integración social ante su actividad en contacto con los conatos de violencia física y emocional. El contacto directo con los conatos de violencia de los elementos deben ser atendidos y liberados para no formar características de patrones típicos generadores de violencia en la sociedad. En resumen, actuar con ejemplo de civilidad.

Su evaluación y legitimidad

La suma de voluntades es que la Guardia Nacional tenga una funcionalidad, por el bien de la sociedad mexicana y por el gasto que representara del presupuesto federal; se establece un plazo de 30 días posteriores al tercer año de la constitución de la Guardia Nacional para que el Ejecutivo federal envíe a ambas Cámaras del Congreso de la Unión una evaluación integral del desempeño de la Guardia Nacional, así como de los resultados que en materia de seguridad se hayan obtenido; hasta al momento no existen súper héroes que puedan contrarrestar la inseguridad, pero si los errores de los ejemplos de la historia en los que una mala formación de sus elementos no lograrán la identidad de su objetivo en la legitimidad de sus actos. Ya lo decía Michel Foucault5 debemos ir principalmente por la prevención del delito, y para ello deben evitarse las menos arbitrariedades posibles.

La ley deberá configurar una obligación permanente en la formación integral de la organización policial, para lograr su profesionalización y eficacia.

El apoderamiento de los integrantes debe contextualizar que es su responsabilidad el cuidando de los principios constitucionales que justifiquen la legalidad de sus actos; la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es el pacto por el que el ciudadano al conceder el poder soberano conlleva el referente jurídicos para su protección e integridad de la dignidad humana.

Lo coercitivo del Estado no puede justificarse por el quebrantamiento de la ley y la inoperancia de sus causes legales6, la seguridad jurídica atiende a uno de los principios y garantías de nuestro derecho constitucional, que si no se ve reverenciado, la ciudadanía no podrá respetar el mínimo de derechos frente a sus gobiernos, de ahí que el buen elemento de la corporación de seguridad debe comprender que la civilidad es el principal motivo que lo lleve a la racionalidad y no a la barbarie “Como es obvio, el compromiso de respetar los derechos legales viene obligado por el pacto social el fundamento de la obligación política”7.

Jessica Feldman

Los hilos del destino, óleo sobre madera, 120 x 150.

Consideraciones finales

Necesitamos una corporación policíaca nacional bajo el Estado democrático de derecho en el que estamos constituidos, en la que se respeten los derechos humanos y las garantías de nuestra constitución.

Con la observancia de una deontología jurídica en la codificación ética del leguaje discursivo de la legalidad, transparencia, lealtad, pasión, solidaridad, igualdad, equidad, responsabilidad y respeto. Con la compresión e identidad social que integra el pluralismo cultural y multiculturalismo progresivo del país.

La educación académica del cuerpo policiaco no es algo nuevo, pero es indispensable considerarlo ante su nueva creación de Guardia Nacional; que se disponga de una filosofía que identifique sus principios axiológicos para su misión y adoctrinamiento curricular de las competencias en seguridad pública.

Una corporación de Guardia Nacional con identidad ciudadana que contenga un diagnostico institucional con las dimensiones de la política pública de seguridad y legalidad en el interior del país, con una formación permanente que no permita deteriorar su codificación ética, que por el contrario alcance su profesionalización, sin que por ello conlleve una formación castrense.

 

 

1 Gobernación, consultada 19/03/2019 en página web: https://bit.ly/2HzKxou

2 Puede ser consultas, recomendación por violaciones graves en la página web de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, consultada 12/03/2009.

3 Foucault, Michel, Defender la sociedad, Fondo de Cultura Económica, trad. Horacio Pons, México 2000, Pág.46

4 Consultada 11/03/2019 en la página web: https://bit.ly/2ODwDCz

5 Foucault, Michel (1979), Vigilar y Castigar editorial Siglo XXI, Madrid.

6 Decía Rober Alexis que la naturaleza del derecho no puede solo estar justificada por su carácter coercitivo de su ejercicio. Alexy, Robert, El concepto y la naturaleza del derecho, trad. Carlos Bernal Pulido, Marcial Pons, Madrid, 2008. págs. 89-92.

7 Cortina, Adela, Justicia cordial, editorial Mínima Trotta, Madrid, 2010,  pág. 96.

 

Bibliografía

Alexy, Robert (2008), El concepto y la naturaleza del derecho, trad. Carlos Bernal Pulido, Marcial Pons, Madrid.

 Clastres, Pierre (2004), Arqueología de la violencia: la guerra en las sociedades primitivas, México: FCE.

 Cortina, Adela (2010), Justicia cordial, editorial Mínima Trotta, Madrid, pág. 96

 Foucault, Michel (2009), Vigilar y castigar, México Siglo XXI.

 ________________ (2000) Defender la sociedad, Fondo de Cultura Económica, trad. Horacio Pons, México.

 Weber, Max(2008), Economía y sociedad, 2a. ed., Fondo de Cultura Económica México.

 Zagrebelsky, Gustavo, El derecho dúctil. Ley, derechos, justicia, 6a. ed., Madrid, Trotta, 2005.

 

 

 

 

Mauricio Reyna Lara

Mauricio Reyna Lara

Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Mauricio Reyna Lara

Latest posts by Mauricio Reyna Lara (see all)

Compartir por Whatsapp:

México: Militarismo y Guardia Nacional


Sígueme en Twitter


Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook