Necesitamos deconstruir las desigualdades

Categoría: El punto es, EPSI13
julio 1 2014

Cuando los escucho hablar de la corrupción, de la responsabilidad, de la impunidad, de cómo las izquierdas tenemos que avanzar, todos los problemas que hemos enfrentado o que han enfrentado los compañeros —la desigualdad, la discriminación—, siempre me pongo a pensar: “A ver, ¿qué pasaría si ese compañero se pusiera el lente de la perspectiva de género?”. ¿Sería igual su discurso? Yo creo que no.

Y en ese sentido, quiero felicitar a Jesús Ortega por la gran pertinencia de haber preparado y convocado este Encuentro, pero también quiero felicitar a cada una y a cada uno de los compañeros y las compañeras por estar aquí y porque organizaron desde mucho tiempo atrás que este Encuentro para que tuviera el éxito que tiene, porque —y eso lo destaco—, el éxito más importante es que va a continuar, y en esa continuación yo quiero proponerles que en efecto nos pongamos el lente de la perspectiva de género en los siguientes encuentros.

Hoy estamos terminando este Encuentro con una mesa donde estamos tres mujeres y las tres somos feministas, ojalá que no nosotras sino otras feministas sean la primera mesa del segundo Encuentro, o los hombres feministas sean los que elaboren las primeras mesas del siguiente. ¿Por qué? Porque cuando hablamos de perspectiva de género, lo hacemos desde la concepción de su diseño en este mecanismo por la Comisión Económica y Social de Naciones Unidas, inscrita justamente para que desde la revisión científica que nos explique por qué las desigualdades entre hombres y mujeres siguen prevaleciendo en todas nuestras sociedades de todo el mundo, y se ha perpetuado por los siglos y los siglos.

Pues justamente porque necesitamos deconstruir las desigualdades que siguen manteniendo a las mujeres en los ámbitos privados y domésticos, y ahora con esta nueva revolución en donde las mujeres hemos salido de los ámbitos privados y domésticos al ámbito público, pues, sin lugar a dudas, exigimos desde todos los espacios, desde diversas formas y métodos, estar en los espacios de decisión y de poder.

Ahora la viene pregunta: ¿es importante que las mujeres estemos? ¿Es solamente un asunto de justicia? ¿Solamente están hablando de que las mujeres tenemos derecho a ser lo que queremos ser, y si queremos ser astronautas o físicas o maestras o bailarinas o sólo madres, eso es lo que tenemos que garantizar que sean las mujeres? Lo mismo pasa con los hombres.

La izquierda tiene que resolver desde los espacios de poder esta falta de justicia que sigue poniendo a las mujeres en una gran desigualdad por ser mujeres, por cierto, no por otra cosa. También esa lucha desde los distintos enfoques de cada una de las formas de discriminación que se padece por ser persona pobre, por ser persona marginada, por ser persona excluida social y por ser una persona que sobrevive la desigualdad.

Árbol de la vida, Albino Luna, El Punto Sobre la i 13

Árbol de la vida, Albino Luna.

La gran diferencia de ser de izquierda es que para nosotros no es normal que prevalezca esa desigualdad y esas discriminaciones, al contrario, todo lo que hacemos desde todos los espacios donde estamos es trabajar por la resolución de esas condiciones materiales, que no es un asunto de voluntad ni de dogma ni porque hay un dedo en el universo en no sé dónde que dice: “Tu destino es ser pobre toda la vida”, sino que la izquierda dice: “No”. Habrá quien dice así, pero eso es otra cosa. Esto es un asunto eminentemente material y lo que no se haga simplemente no dará como resultado lo que quisiéramos. Y, por lo tanto, trabajar para visibilizar todos y cada uno de los derechos de las personas, entendiendo que cada uno de ellos son derechos humanos, es la gran diferencia de la izquierda.

El tema de esta mesa es: “Los derechos políticos y los derechos sociales desde la perspectiva de la izquierda”, y no puede haber, compañeras y compañeros, una explicación que nos oriente a lograr que sean efectivos los derechos políticos, si no los inscribimos dentro del contexto de los derechos civiles. No podrán visibilizarse los derechos sociales, si no se inscriben en el marco de los derechos económicos, culturales y medioambientales, y los de nueva generación y de los medios de comunicación.

Por lo tanto, el quehacer es muy largo, no es fácil de atender ni de explicarlo desde una ponencia de unos cuantos minutos. Sin embargo, me parece que lo que estamos haciendo ahora es exactamente lo que tenemos que hacer.

Y yo estoy convencida, y también los quiero invitar a que trabajemos en la construcción de un Estado de derecho. No es gratuito que en el mundo se haya constituido un derecho internacional de los derechos humanos. De ninguna manera es superfluo que se haya inscrito después de una hecatombe de genocidios de la Segunda Guerra Mundial una nueva Organización de las Naciones Unidas. No es de ninguna manera menor la suscripción paulatina de los países en la Carta de Naciones Unidas en 1945 y, por supuesto, tampoco es menor la suscripción de cada uno de los países en el Continente Americano en el 48, en la Carta de la Organización de Estados Americanos.

Y para hablar de estos derechos políticos y sociales, si me permiten expresarlo, debe ser desde el enfoque de los derechos humanos que están inscritos en los tratados internacionales. La de los pactos, claro, ya los mencioné, pero desde las convenciones que específicamente visibilizan a las personas que son discriminadas con alguna discriminación en particular; es decir, por eso existen en el ámbito internacional la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres, la Convención para los Derechos de Niñas y Niños, la Convención contra la Discriminación Racial, la Convención sobre los Derechos Políticos de las Mujeres, protocolos, convenios, etcétera, etcétera. Y no hay manera de que la izquierda pueda avanzar, si no se discute desde lo más novedoso qué se está diseñando en el mundo para podernos explicar, y para habilitarnos sobre las medidas que tenemos que tomar respecto del espacio y del tiempo, entre otros que indica también el ocio.

Esa es la discusión que se está dando en el marco de la CEPAL, es la discusión que la izquierda, las izquierdas, no podemos dejar de observar si queremos ponerle el punto sobre la “i” y hablar de ese nuevo Estado de derecho que tenemos que construir, en que deriva de la integralidad y de marcos jurídicos que garantizan que cada uno de los derechos, a los que tenemos derecho desde que nacemos y hasta que morimos, sean derechos humanos.

Mujer protegida por pájaros, Albino Luna, El Punto Sobre la i 13

Mujer protegida por pájaros, Albino Luna.

Termino mencionando, y permítanme ser provocadora, que la izquierda debe ser la primera, o las izquierdas deben las primeras que deben empezar a discutir el significado del androcentrismo, no hablo de la misoginia, sólo pongo énfasis en el androcentrismo.

No hay manera de que seamos de izquierda, si no reconocemos la equivalencia humana, y no impedimento de que equivalencia humana que tiene que distinguir las luchas de las izquierdas es precisamente erradicar desde la raíz, desde las estructuras sociales. No modificar culturas, no, desde las estructuras sociales que determinan comportamientos culturales, formas de ser, formas de pensar, formas de actuar. Y a las raíces, a las partes sistémicas que nos hacen ser como somos, si no entramos a las raíces de estas estructuras sociales, entonces no vamos a poder deconstruir el androcentrismo, que es lo que motiva todas nuestras vidas.

Como decía Griselda Álvarez, la “A” es más que una vocal y, por lo tanto, el trabajo por hacer, queridas compañeras, felicidades a las compañeras de Guerrero que han estado luchando durante muchos años y hoy parece que van a concretar una lucha muy importante y a Rosario, por su compromiso desde el gabinete, porque concreta exactamente que la “A” tiene mucho significado.

Vamos a seguir trabajando en lo que viene y, por supuesto, desde todos los espacios y desde todas las esferas vamos a apoyarnos para que desde este enfoque de la perspectiva de género y desde esta transversalidad en las políticas y acciones gubernamentales, le correspondamos a la sociedad que ha confiado en las izquierdas, pues a veces no actuamos en consecuencia.

Angélica de la Peña Gómez

Angélica de la Peña Gómez

Senadora de la República por el Partido de la Revolución Democrática. LXII Legislatura.
Angélica de la Peña Gómez

Latest posts by Angélica de la Peña Gómez (see all)

Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook