MARIO ROMERO (ROMGO)

mayo 18 2016

Soy Mario Romero González, originario de la Ciudad de México, nací el 15 de agosto de 1954 en el centro de esta ciudad, muy cerca del Zócalo. Mis padres, Micaela González Gutiérrez y Esteban Romero Valencia.

La colonia donde nací se llama La Obrera, por cierto una colonia brava, y es ahí en donde comienza mi aventura. El primer síntoma del arte, y que lo sentí directamente
en mi estómago, fue cuando cursaba el tercer año de primaria y ya tenía aprendido aquel abecedario en letras manuscritas y que era en forma “gariboleada”, y para mí
era una forma de arte esa escritura y lo primero que dibujé en el inicio de mi vida.

En el transcurso de la primaria comencé dibujando copias de las historietas que más me gustaban. Pero donde descubrí que mi vocación sería, y para siempre, la de ser dibujante
y pintor, pintor y dibujante, fue cuando en el sexto grado dibujé a un “Cantinflas” con todo lujo de detalle, y que si lo hubiera calificado le hubiera dado un 10 por lo bien que me
quedó. Ese fue el principio de esta gran aventura.

Durante la secundaria continué dibujando, sobresaliendo siempre en los trabajos de dibujo y pintura.

En la preparatoria seguí dibujando y simultáneamente tocando la guitarra, que es otra de mis pasiones. En el último año de preparatoria comencé a dar clases de dibujo a los compañeros de mi grupo por recomendación de mi maestro, todo esto de una manera autodidacta y, por cierto, obtuve calificaciones de puro 10 en la materia de Artes Plásticas.

Después de la preparatoria mi vida tuvo un giro drástico, ya que tomé la decisión de dedicarme a las artes plásticas. Y aquí debo recurrir a mi memoria en el recuerdo con respecto a mis padres: mi papá siendo un gran dibujante, y al cual siempre agradeceré su gen artístico, desafortunadamente se separó de mi mamá cuando yo tenía apenas cinco años.

Y por esta circunstancia y viniendo de cuna humilde, la economía no era la adecuada cuando le pedí a mi madre el apoyo para dedicarme a la carrera de artista plástico, porque no le era posible solventar, no porque no quisiera, sino porque como madre sola no le era posible. Fue entonces que decidí fugarme de casa comenzando una nueva aventura en mi vida.

Mario Gonzalez (Romgo)

Al no contar con casi nada, me dediqué a tocar la guitarra en los camiones y de esa manera y con la ayuda de muy buenos amigos, comencé a sobrevivir, alternando siempre
con el dibujo y la pintura.

Entre los 19 a 25 años trabajé en diversos empleos, aunado a esto seguía la lucha por sobresalir en las artes plásticas, asistiendo por lapsos a lo largo de aproximadamente un
año al Instituto Bibrieska, donde aprendí las técnicas básicas de óleo, pastel, carboncillo, acuarela y lápiz y donde realicé mis primeros dibujos al desnudo, lo cual fue una de
mis experiencias más sorprendentes.

También asistí a una escuela de dibujo publicitario, donde continué ensayando el desnudo al natural y aprendí a dibujar varios tipos de letra.

Posteriormente me llegó la oportunidad de trabajar en Televisa San Ángel como forillero (pintor y dibujante de foros de televisión) durante siete años, perfeccionándome
en paisaje y sobresaliendo también como escultor.

De lo más destacado en Televisa fue haber ganado todos los concursos de dibujo y pintura que hacían en aquel entonces; también el honor de haber exhibido en el Palacio de Bellas Artes, en una Expo, una obra de El Corcito (pintor mexicano) de una manera corpórea, como si hubiese escenografía. La Expo se llamó “Los Años 50”. También
me desarrollé en Televisa educativa y culturalmente.

En ese entonces, me vuelvo miembro activo de “El Salón de la Plástica Mexicana” y en el cual continúo hasta la fecha; a su vez, ingresé a la Asociación Civil “Jardín del Arte, AC”, la galería más grande del mundo al aire libre. En paralelo, me invitaron al Taller de Dibujo del Maestro Jorge Chuey, uno de los mejores dibujantes de México, siendo en ese entonces el director de la Academia de San Carlos, también asesorado por el maestro Guillermo Getino, quien a la fecha continúa impartiendo las clases de desnudo en la misma academia.

Y en esa academia de San Carlos me perfeccioné en el dibujo de la figura humana por aproximadamente 12 años. Después continué mi carrera en solitario aprendiendo día
con día de los grandes museos como son los que se encuentran en París, Madrid y Cuba. Tengo en mi haber una videoteca de aproximadamente 200 CD`s, todos relacionados
con las artes plásticas y los grandes maestros y genios de la pintura. Leo y analizo libros de arte para continuar aprendiendo. Ya que gran parte de mi formación ha sido autodidacta de alguna manera.

En mi historial cuento con aproximadamente 10 exposiciones, las cuales menciono en mi currículum, varias de éstas de importante relevancia como la más reciente en el
Museo “José Luis Cuevas” en esta Ciudad de México y la individual en Dinamarca.

Influencias

Una de mis primeras influencias con respecto al arte fue cuando tenía aproximadamente siete años, en aquella vecindad de la colonia Obrera de paredes un poco viejas y sobretodo deslavadas, las cuales llamaban mi atención porque parecían pinturas abstractas, de ahí mi técnica personal denominada agua mixta.

Después, pasé de la niñez a la adolescencia, y se abrió el panorama sexual y el gusto por el sexo opuesto, las mujeres comenzaron a abrir un panorama plástico, y hasta el día de hoy continúa siendo la influencia más marcada en mi obra.

Posteriormente, llega a mi vida Picasso y cambia completamente mi gusto por el dibujo y la pintura convirtiéndose en mi primera influencia artística, a tal grado que hago de Picasso mi “Santo”; para mí es “San Picasso” y de vez en cuando le enciendo una veladora.

Tiempo después, descubro al Maestro Wifredo Lam y me caso con él y a la fecha sigue presente en mi obra. Y de ahí, viene un cúmulo de influencias como son los
impresionistas, expresionistas, surrealistas y algunos más de esa época.

Y hablando del presente, no puedo dejar atrás a los Grandes Maestros como Tamayo, Toledo, Alejandro Santiago y en general, lo que es la influencia oaxaqueña.

En el tema del dibujo, después del maestro y genio Picasso, en la actualidad está el maestro José Luis Cuevas, quien para mí es uno de los grandes, hablando estrictamente de dibujo.

Todo esto se resume a 40 años de pintor y dibujante, y durante, como si todo se condensara, finalmente queda Romgo, obra auténtica, única y original.

Por cierto, Romgo es el seudónimo de mis apellidos Romero González.

Los Ycaros

Los Ycaros nacieron en una charla de cantina con algunos compañeros pintores, alguno de ellos habló del macrocosmos y el microcosmos y comentó que en el micro, a la vista de un microscopio se observan figuras verdaderamente extrañas incluyendo los ácaros. De ahí me surgió la idea de crear personajes extraños, fusionando la figura humana con lo bestial y posteriormente adoptar a la naturaleza misma.

Aquí el reto era crearlo de una manera modernista. Este ensayo lo vengo haciendo cotidianamente durante muchos años. Es por eso que decido bautizarlos con el nombre de Ycaros con “Y” y con “c” para que no se confundan con otros nombres parecidos a este, incluyendo al héroe mitológico al que se le quemaron las alas al acercarse al sol.

Es por eso que insisto en aclarar que la obra de Romgo es única, auténtica y original.

 

 

 

 

Mario Romero (Romgo)

Mario Romero (Romgo)

Artista plástico. Ingresó a la Asociación Civil “Jardín del Arte, AC”, Tomó clases en la Academia de San Carlos. Trabajó en Televisa como forillero. Miembro activo de “El Salón de la Plástica Mexicana”.
Mario Romero (Romgo)

Latest posts by Mario Romero (Romgo) (see all)

Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook