MARA SILVA

Autor: Mara Silva
septiembre 9 2013

Estruturas Formales

Durante nuestra infancia, el juego prohibido con el lodo y la arena; agua que nos transforma la tierra en materia modelable; voluntad que materializa nuestro poder sobre el entorno.

La joven manipula, el barro cede, la urgencia de mostrar un deseo interior se evidencia; la técnica se vuelve un sendero. Mara Silva camina de aquí para allá anhelando, diciendo, gritando; ella trata de vislumbrar su deseo traducido a forma; la materia se resiste y se rebela. Regresa al inicio. El deseo no se cumple en su totalidad y Mara replantea, busca, logra. El horno, implacable acreedor, le cobra con creces aquello que ha sido hecho con descuido. La artesana lucha; la musa le niega cruelmenate sus favores.

Mas con el paso del tiempo, llega la renuncia: Mara Silva finalmente duda y deja de luchar. Ella se abandona al natural acontecer de las cosas; ya no aspira a una perfección mentalizada obstaculizante y estéril. Comprende que la expresión artística se apoya sobre un por qué y un cómo. 

Es menester, por consecuencia, que aleje de ella la idea perjudicial, generadora de ansiedad, del trabajo libre –del tema demasiado abierto – dizque justificado por la presencia latente, implícita de un contenido, por la riqueza o singularidad de un supuesto vivido, la autenticidad u originalidad de un proyecto, y que no alcanzarán nunca ni sus formas ni sus vehículos para acceder a la luz a la que todo artista aspira. No existe expresión libre liberada espontánea (inocencia, purificada…) sin previo aprendizaje, sin rigor metodológico. La libertad se aprende –igual que el placer estético. Ella es el fruto de la formación, de la puesta en escena, de la in-formación. 

El Punto Sobre la i

Decantando el vacío. Técnica: Ensambles/baja temperatura. Medidas: 110 x 215 cm. Año: 2013. «

Y en su incansable búsqueda Mara se ha encontrado con la estructura, esa parte de las cosas que no está en las cosas, pero que obliga a que todo en ellas se interrelacione: relaciones entre materia y forma, relaciones entre una parte y otra, relaciones incluso, entre la obra y la emoción, entre la sensación y el sentimiento; el barro entonces, que desde su composición química forma ya diferentes tipos de estructuras, se reestructura en un lenguaje cuya disposición y ordenamiento dentro del todo, generan un sistema de signos y conceptos coherentes que pretenden transmitir la esencia de aquel primitivo pero latente deseo: esta nueva estructura a la que llamamos arte, construida sobre las asociaciones de signos materiales e inmateriales de variada naturaleza unidos para configurar un todo: diferencias de partes que no pueden existir independientemente.

Y esta artística estructura de signos nos estimula porque el signo es un estímulo: un desencadenador de asociaciones y de memoria; los signos exigen de nuestra parte una reacción de adhesión o de rechazo; los signos nos tocan porque inscriben, sin lugar a dudas, dentro de la representación – es decir, dentro de aquello que Mara nos presenta esta vez, que hace presente y nos ofrece el reflejo de lo que somos, el encuentro exteriorizado del secreto que guardamos dentro de nosotros: una subjetividad común. Miméticos o alusivos, los signos confirman nuestros anhelos y denuncian nuestras frustraciones en nuestro comercio íntimo con los objetos, con los seres, con el mundo. Ellos describen –designan– la incompletud fundamental de nuestra relación con lo real.

El Punto Sobre la i

Artista  Casa de luz. Técnica: Porcelana. Medidas: 55 Ø x 15 cm. Año: 2010.

Y así, su deseo se torna hacer puro; sensación pura, y entonces ocurre el milagro: la musa desciende y encuentra a Mara Silva trabajando incansablemente, pero libre ahora de su vehemente y torturante idiosincrasia, y la obra surge casi sola, como hecha por un Merlín interior que no se cuestiona ni se detiene a pensar: simplemente labora dentro del silencio de su mente, de su alma y de su entorno. Su andar imprime las huellas de su esencia en la morbidez de la materia que ahora se deja doblegar y obedece suave, decidida y definitivamente. Subrayémoslo de paso, este acercamiento contemplativo hacia la obra plástica solicita la atención recreadora del espectador sobre lo observado, hace presente el efecto luminoso de su cultura, de su sensibilidad, de su emoción si pudiéramos decirlo así, en resumen, el hecho de descubrir la trama de relaciones que construyen la
imagen artística, es decir, “poetizar”.

David Zimbrón Ortiz

http://www.ceramicatierrabaldia.com

Mara Silva

Mara Silva

Artista plástico
Mara Silva

Latest posts by Mara Silva (see all)

Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook