Especificación de un modelo de calidad de vida*

abril 21 2019

Resumen

Gobernanza y calidad de vida son categorías inherentes al desarrollo local sustentable, ya que una discusión pública y consensuada en torno a la administración de los recursos supone un planteamiento de mejoramiento en la calidad de vida. El objetivo del presente trabajo fue dilucidar la relación existente a fin de poder establecer los escenarios favorables a la construcción de una agenda pública en materia de mejoramiento de la calidad de vida. Tal propósito, se llevó a cabo mediante un estudio documental con fuentes indexadas y publicadas durante el periodo que va de 2010 a 2019 en bases de datos referentes del contexto latinoamericano y con registros ISSN y DOI. Posteriormente, se procesó la información en una matriz de contenido para establecer las líneas temáticas y ejes discursivos. Por último, se llevó a cabo una discusión entre los extractos informativos procesados y el estado del conocimiento.

Palabras claves; cambio climático, desarrollo local, calidad de vida, gobernanza, sustentabilidad

Abstract

Governance and quality of life are categories inherent to local sustainable development as a public and consensual discussion on the management of resources is an approach to improving the quality of life. The aim of this study was to elucidate the relationship in order to establish favorable to the construction of a public agenda for improving the quality of life scenarios. Such purpose, was conducted by a documentary study of indexed and published sources during the period of 2010-2015 n databases concerning the Latin American context and ISSN and DOI records. Subsequently, the information was processed in an array of content to establish the thematic lines and discursive axes. Finally, a discussion took place between the processed informative extracts and the state of knowledge.

Keywords; climate change, local development, quality of life, governance, sustainability

 

Introducción

La discusión de los marcos teóricos, conceptuales y empíricos de la calidad de vida para la especificación de un modelo fue el objetivo del presente trabajo. Se realizó una búsqueda por palabras claves en repositorios internacionales como Dialnet, Latindex, Publindex, Redalyc y Scielo, considerando el periodo de 2010 a 2019.

De este modo, la calidad de vida, entendida como los recursos y las disposiciones frente a riesgos y contingencias del entorno, fue procesada de acuerdo con la técnica Delphi que se desarrolló en tres rondas de discusión; síntesis de información, contextualización de datos e integración de elementos.

Los estudios documentales de revisión de la calidad de vida han especificado modelos a partir de considerar dos dimensiones: una objetiva y otra subjetiva, desarrollando el componente personal en relación con los objetivos, tareas y metas individuales más que colectivas o a partir de la influencia de políticas públicas centradas en la gestión, producción y transferencia del conocimiento (García, 2017).

Otros trabajos han puntualizado a la calidad de vida desde la economía 4,0 que consiste en la producción de tecnología y la aplicación de innovaciones orientadas hacia la optimización de los recursos (García, 2018). En ámbitos institucionales y organizacionales, la calidad de vida ha sido aquilatada como el equilibrio entre demandas y recursos, contingencias y capacidades, aunque predomina la dimensión subjetiva, la motivación con base en la consecución de logros es un indicador esencial.

De esta manera, la calidad de vida ha sido distante de las relaciones entre quienes toman decisiones y quienes las ejecutan, así como las normas y los valores de debate, consenso y responsabilidad compartidas (García, 2019).

Jessica Feldman

Huichol, serie Esferismo, óleo sobre lienzo, 100 x 100 cm.

Teoría de la calidad de vida

La gobernanza del desarrollo endógeno, en el marco del cambio climático y sus efectos sobre la salud pública, supone 1) categorización de bienes públicos, privados o comunes; 2) exclusión e inclusión social a partir de valores materialistas y pos-materialistas con respecto a creencias antropocéntricas y eco-céntricas; 3) sentido de pertenencia a un grupo y edades de los usuarios; 4) sistemas de cobro, subvención o condonación del precio unitario de consumo y 5) justicia, afinidad, equidad, cooperación, identidad y motivación (Derya, 2012).

Sin embargo, la relación entre gobernanza y calidad de vida está mediada por factores que los marcos teóricos, conceptuales y empíricos abordan como indicadores de desarrollo local sustentable al momento de explicitar el impacto de los desastres naturales y catástrofes ambientales como sequias e inundaciones sobre la salud pública, principalmente por el desabastecimiento y la insalubridad (Abolfotouh, Salam, Alturaif, Suliman, Al-Essa, Al-issa y Al-rowaily, 2013).

En tal sentido, la calidad de vida puede ser dimensionada desde los estudios que puntualizan ocho indicadores; afinidad (Fraijo, Corral, Tapia y García, 2012), ansiedad, responsabilidad, propensión (Frías y Corral, 2013), identidad (Hidalgo y Pisano, 2010), motivación (Grimaldo, 2010), austeridad (Gaxiola, Frías y Figuerero, 2011) y altruismo (Cunsolo, Harper, Ford, Edge, Ladman, Houle, Blake y Wolfrey, 2013).

Por consiguiente, la calidad de vida sería un proceso que va de la responsabilidad al altruismo como acciones del individuo frente a los efectos del cambio climático sobre su entorno de salud pública (Carr, Patterson, Yung y Spencer, 2012).

De este modo, el desarrollo endógeno estaría supeditado a una gobernanza en la que el debate y el consenso serían dos pilares de la sustentabilidad local, ya que si la calidad de vida está indicada por factores que favorecen el cuidado del entorno y la protección de las especies animales como vegetales, entonces se trataría de un sistema de gestión que facilita la deliberación pública y el establecimiento de tomas de decisiones y acuerdos en red, entres esferas civiles (Corral, García, Tapia y Fraijo, 2012).

Sin embargo, los estudios de la calidad de vida se han orientado en dos dimensiones, una objetiva relativa a los recursos y servicios públicos, mientras la otra dimensión refiere a la subjetividad que suponen valores, creencias, percepciones, actitudes, intenciones y comportamientos (Aristegui y Mariana, 2013).

La teoría de la calidad de vida establece los indicadores de la calidad de vida como resultado de una gestión pública a partir del debate y consenso entre los entes económicos, los actores políticos y las esferas civiles.

Estudios de la calidad de vida

La calidad de vida, relacionada con la sustentabilidad implica ocho indicadores a partir de los cuales es posible inferir la relación entre gobernanza y desarrollo endógeno (Beck, Sinatra y Lombardi, 2013). Puesto que el ciclo de libertades, oportunidades, capacidades y responsabilidad está regido por la administración consensuada entre gobernantes y gobernados, la calidad de vida alude a indicadores que reflejan el ciclo y lo orientan al desarrollo endógeno, o bien, a la crisis ambiental, económica, política y social (García, 2017).

De esta manera, la calidad de vida sustentable estaría medida por los niveles de afinidad a la naturaleza, pero también por los grados de ansiedad con respecto a sequias o inundaciones (Corral, Tapia, Ortiz y Fraijo, 2013). En ese sentido, ambos aspectos de afinidad y ansiedad estarían correlacionados con la responsabilidad social en torno al cuidado del agua y demás recursos (Corral, Mireles, Tapia y Fraijo, 2011).

Sin embargo, en una dimensión más prospectiva la anticipación de las crisis, el desarrollo de capacidades y la implementación de estrategias estaría asociada a un sentido de pertenencia y arraigo al lugar de origen (Machado, Anarte y Ruíz, 2010). La identidad complementaría a la propensión al futuro (Jiménez, 2010).

Empero, la motivación para llevar a cabo el comportamiento estaría incentivado por el significado de protección de la naturaleza para beneficio de las futuras generaciones, la adopción de estilos de vida austeros y altruista (Baldi y García, 2010).

En suma, la calidad de vida sustentable estaría indicada por ocho factores a partir de los cuales se establecerían criterios y parámetros de desarrollo endógeno y gobernanza de los recursos naturales y servicios públicos correspondientes (Dasaklis y Pappis, 2013). La calidad de vida sustentable, a diferencia de los estudios objetivos y subjetivos de la calidad de vida, plantea ocho factores en los que están implicados ambas dimensiones (Markowitz, 2012).

Consideraciones finales

El aporte del presente trabajo al estado del conocimiento estriba en el establecimiento de un modelo para el estudio de la calidad de vida sustentable. En relación con el estudio de Carreón, García, Morales, Valdés, Rosas y Rivera (2013) en el que la gobernanza era resultado de la ciudadanización de los medios de comunicación, en el presente trabajo se plantea que el estudio de la calidad

 

*Trabajo realizado por: Francisco Espinoza Morales, Arturo Sánchez Sánchez, Cruz García Lirios, Jorge Hernández Valdés, Francisco Rubén Sandoval Vázquez, Wilfrido Isidro Aldana Balderas   Academic Transdisciplinary Network.

Jessica Feldman

Calma, óleo sobre lienzo, 120 x 160 cm.

Bibliografía

Abolfotouh, M., Salam, M., Alturaif, D., Suliman, W., Al- Essa, N., Al-issa, H. y Al-rowaily, M. (2013). Predictors of quality of life and glycemic control among Saudi adults with diabetes. International Journal of Medicine and Medical Sciences, 46, 1360-1370

Aristegui, I. y Mariana, V (2013). El impacto del estigma y la discriminación en la calidad de vida de personas transgénero viviendo con VIH. Hologramática, 19, 5-30

Baldi, G. y García, E. (2010). Percepción de la calidad de vida en una muestra de individuos de la ciudad de San Luis, Argentina. Universidades, 40, 17-26

Beck, A., Sinatra, G. y Lombardi, D. (2013). Leveraging higher education instructor in the climate literacy effort: factors related to university faculty’s propensity to teach climate change. International Journal of Climate Change Impacts and Responses, 4 (4), pp. 1-17.

Carr, W., Patterson, M., Yung, L. y Spencer, D. (2012). The faithful skeptics: evangelical religious belief and perception of climate change. JSRNC, 3, pp. 276-299.

Carreón, J., García, C. y Morales, M. (2014). Hacia una administración consensuada de los recursos hídricos en ecociudades. Interdisciplinaria, 31 (1), 163-174

Carreón, J., García, C., Morales, M., Valdés, J., Rosas, F. y Rivera, B. (2013). El desarrollo local sustentable en la esfera ciudadana y comunitaria implicaciones para la gobernanza de los recursos naturales. Economía y Sociedad, 18 (44), 35-48

Corral, V., García, F., Tapia, C. y Fraijo, B. (2012). Sustainable behaviors and perceived psychological restoration. Acta de Investigación Psicológica, 2 (2), pp. 749-764.

Corral, V., Mireles, J., Tapia, C. y Fraijo, B. (2011). Happiness as correlate of sustainable behaviors: a study of pro-ecological frugal, equitable and altruistic actions that promote subjective wellbeing. Research in Human Ecologic, 18 (2), pp. 95-104.

Corral, V., Tapia, C., Ortiz, A. y Fraijo, B. (2013). Las virtudes de la humanidad, justicia y moderación y su relación con la conducta sustentable. Revista Interamericana de Psicología, 45 (3), pp. 361-372.

Cunsolo, A., Harper, S., Ford, J., Edge, V., Ladman, K., Houle, K., Blake, S. y Wolfrey, C. (2013). Climate change and mental health: an exploratory case study from Rigolet, Nunatsiavut, Canada. Climatic Change, 120, (12), pp. 255-270.

Dasaklis, T. y Pappis, C. (2013). Supply chain management in view of climate change: an overview of possible impacts and the road ahead. Journal of Industrial Engineering Management, 6 (4), pp. 1124-1138.

Derya, K. (2012). Genders differences on perceptions of employee quality for working life indicators in five star hotels in Turkey. International Journal of Academic research in Accounting, Finance and Management Sciences, 2, 195-203

Fraijo, B., Corral, V., Tapia, C. y García, F. (2012). Adaptación y prueba de una escala de orientación hacia la sustentabilidad en niños de sexto año de educación básica. Revista Mexicana de Investigación Educativa, 17 (55), pp. 1091-1117.

Frías, M. y Corral, V. (2013). Environmental and individual factors in adolescent anti-sociality: a structural model of Mexican teenagers. International Journal of Criminal Justice Sciences, 8 (2), pp. 198-214.

García, C. (2017). Los estudios psicológicos del establecimiento de agenda: especificación y discusión de un modelo de identidad conformista versus cooperativista. Nómadas, 50, 1-18

García, C. (2018). Confiabilidad y validez de un instrumento que mide la intención de uso de internet. Contexto, 7, 31-37

García, C. (2019). Inteligencias y sabidurías organizacionales: Redes de conocimiento en torno al aprendizaje de la complejidad. Psicogente, 22 (41), 1-28

Gaxiola, J., Frías, M. y Figuerero, J. (2011). Factores protectores y los estilos de crianza: un modelo bioecológico. Revista Mexicana de Investigación en Psicología Social y de la Salud, 1, pp. 28-40.

Grimaldo, M. (2010). Adaptación de la Escala de Calidad de Vida de Orson & Barnes para profesionales de la salud. Cultura, 24, 1-20

Hidalgo, C. y Pisano, I. (2010). “Predictores de la percepción de riesgo y del comportamiento ante el cambio climático. Un estudio piloto”. Psyechology, 1, 36-49.

Jiménez, M. (2010). Definición y medición de la conciencia ambiental. Revista Internacional de Sociología, 68, pp. 735-755.

Machado, A., Anarte, M. y Ruíz, M. (2010). Predictores de la calidad de vida en pacientes con diabetes mellitus tipo 1. Ciencia y Salud, 21, 35-47

Markowitz, E. (2012). In climate change and ethical issue? Examining young adults’ beliefs about climate and morality. Climatic Change, 114, pp. 479-495.

McCright, A. (2010). The effects of gender of climate change knowledge and concern in the American public. Population and Environment, 32, pp. 66-87.

McCright, A. y Dunlap, R. (2011). Cool dudes: the denial of climate change among conservative white males in the United States. Global Environmental Change, 21 (4), pp. 1167-1172.

Moyo, M., Mvupm, B., Kunzekweguta, M., Mazvipavf, F., Crawford, P. y Dorward, P. (2012). Farmer perceptions on climate change and variability in semiarid Zimbabwe in relation to climatology evidence. African Crop Science Journal, 20, pp. 317-335.

Pasco, A., Villafuerte, M. y Neyra, F. (2010). Influencia del conocimiento técnico–normativo de la problemática y la actitud ambiental en la toma de decisiones respecto a la estrategia nacional sobre el cambio climático. Revista Aportes, 3, pp. 191-193.

Poortinga, W., Spence, A., Demski, C. y Pidgeon, N. (2012). Individual motivational factors in the acceptability of demand side and supply side measures to reduce carbon emissions. Energy Policy, 48, pp. 812-819.

Rivera, A, Montero, M. y Sandoval, R. (2012). Desajuste psicológico, calidad de vida y afrontamiento en pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica en diálisis peritonal. Salud Mental, 35, 329-337

Sadeghzadeh, V. (2012). Improved quality of life with cardiac rehabilitation in post myocardial infarction patients. International Research Journal of Applied and Basic Sciences, 3, 394-401

Sahin, E., Ertepinar, H. y Teksoz, G. (2012). University student`s behaviors pertaining to sustainability: a structural equation model with sustainable relate attributes. International Journal of Environmental & Science Education, 7, pp. 459-478.

Schoon, I., Cheng, H., Gale, C., Batty, D. y Deary, I. (2010). Social status, cognitive ability, and educational attainment as predictors of liberal social attitudes and political trust. Intelligence, 38, pp. 144-150.

Sharples, D. (2010). Communicating climate science: evaluating the UK public’s attitude to climate change. Earth and Environment, 5, pp. 185-205.

Solis, M. (2011). Conductas ambientales de desechos sólidos y ahorro de agua en la población de Costa Rica. Revista Costarricense de Psicología, 79 (44), pp. 19-34.

Tapia, C., Corral, V., Fraijo, B. y Durón, F. (2013). Assessing sustainable behavior ad its correlates: a measure of proecological, frugal, altruistic and equitable actions. Sustainability, 5, pp. 711-723.

Tariq, Q. (2012). Impact of financial stress on life satisfaction. Asian Journal of Social Science & Humanities, 1, 139-148

Touginha, S. y Pato, C. (2011). Valores personales, creencias ambientales ecocéntricas y comportamiento ecológico de trabajadores brasileños: el caso del ministerio público del Distrito Federal y Territorios. Quaderns de Psicología, 13, pp. 35-45.

Vinneta, M. y Maharaj, K. (2013). Environmental consciousness: and indicator of higher consciousness. International Journal of Scientific and Research Publications, 3, pp. 1-5.

Wendling, Z., Attari, S., Carley, S., Krause, R., Warren, D., Rupp, J. y Graham, J. (2013). On the importance of strengthening moderate beliefs in climate sciences to foster support for immediate action. Sustainability, 5, pp. 5153-5170.

Yahya, S., Hashemnia, S. y Rouhi, M. (2012). Evaluating effective factor son customer’s attitude to by green products. International Research Journal of Applied and Basic Sciences, 3 (11), pp. 2316-2312

 

 

 

 

Francisco Espinoza Morales
Francisco Espinoza Morales

Latest posts by Francisco Espinoza Morales (see all)

Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook