Revista de divulgación Científica y Cultural


El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook

Los guardianes del fuero político y la moral clerical

Epsi 30 editorial

LOS GUARDIANES DEL FUERO POLÍTICO Y LA MORAL CLERICAL

Las fuerzas conservadoras del Estado se están uniendo para impedir que se ponga en práctica la Constitución Política de la Ciudad de México. Conforme la leen, espantados, se santiguan y de inmediato se suman al ruidoso coro que la anatemiza. Alarmados, perturbados, los guardianes del statu quo juntan sus fuerzas para poner cerco a la gran ciudad.

El cardenal Norberto Rivera Carrera, el presidente Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador, Martí Batres, el procurador Raúl Cervantes Andrade, la Unión Nacional de Padres de Familia, los fanáticos de Provida, el Partido Verde Ecologista de México y el presidente del Senado, Pablo Escudero, todos unidos en santa cruzada en contra de la Constitución Política de la Ciudad de México.

La Arquidiócesis de la ciudad lanzó su condena en el semanario Desde la Fe, donde los monjes inquisidores, cual santo tribunal, escribieron la sentencia: ¡Constitución asesina, para una ciudad asesina!

Lanzan tal epíteto porque, contrario a sus designios que se pretenden divinos, en la Carta Magna de la capital mexicana se garantiza el derecho a la autodeterminación, especialmente de las mujeres para decidir sobre su cuerpo; porque no se penaliza la interrupción legal del embarazo; porque se establece el derecho a los matrimonios entre personas del mismo sexo y porque se plasma el derecho a una muerte digna.

Peña Nieto, a través del procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, se unió a la Arquidiócesis y combate la Constitución de la CDMX, esto debido a que en ella quedó establecido el derecho de la ciudadanía a revocar el mandato de los gobernantes y a terminar con el fuero de los funcionarios. Si la ciudadanía pone gobernantes, la ciudadanía puede quitarlos. Este principio de soberanía popular es el que mortifica al gobierno federal y a los gobernadores priistas, pues suponen que podría reproducirse hacia otras entidades y a la federación.

Andrés Manuel López Obrador se unió a Peña Nieto y a la Arquidiócesis e impugna la Constitución de la CDMX porque, dice, violenta la Constitución General de la República.

López Obrador, el objetor principal de la forma de representación del Congreso federal, ahora la defiende. Ellos, los de Morena, los que el 31 de enero celebraron, gozosos, jubilosos, regocijados, excitados, exultantes… la aprobación de la Constitución de la CDMX, ahora son los mismos que ¡la rebaten e impugnan!

En realidad, López Obrador, a través de Martí Batres, se opone al texto constitucional de la CDMX debido a los preceptos avanzados que en materia de derechos humanos contiene.

AMLO es ultraconservador en materia de derechos humanos como los matrimonios igualitarios, la autodeterminación personal, interrupción legal del embarazo, igualdad sustantiva y la muerte digna. En esos puntos se identifica mucho más con el cardenal Rivera que con el liberalismo de Álvarez, Juárez, Altamirano y Ocampo, entre otros.

La Unión Nacional de padres de Familia, Provida y Pablo Escudero coinciden con Peña Nieto, Andrés Manuel y Norberto Rivera porque todos estos guardianes de la moral clerical saben que la Constitución de CDMX reafirma la condición laica del gobierno y no permite que normas religiosas de cualquier culto se conviertan en leyes civiles.

Estos conservadores impugnan la Constitución de la CDMX porque establece, con diáfana claridad, que será exigible, justiciable; es decir, toda persona podrá recurrir a los jueces en caso de que algún funcionario no quiera cumplirla. Refutan a la Constitución de la CDMX porque se obliga al gobierno a impulsar una justa distribución de la riqueza y a garantizar un ingreso suficiente para lograr un mínimo vital de bienestar.

Rebaten porque la Constitución de la CDMX significa un gran avance social, democrático y libertario, resultado del esfuerzo y el talento de muchas personas, pero, sobre todo, de aquellas que recurrieron a la política para hacerla realidad.

Impugnan porque dio resultado el que participaran todas las fuerzas políticas y muchas organizaciones sociales; porque ningún partido pudo imponer todas sus ideas, pero igual, ninguno dejó de plasmar algunas de sus propuestas.

Objetan porque saben que solo así se construyen sociedades democráticas, libres, justas. Impugnan porque la Constitución de la CDMX les enfrenta, a unos y otros, en su concepción autoritaria del poder y que les ha sido transmitida y heredada por los usos y costumbres del priismo.

 

Jesús Ortega Martínez
Sigueme

Jesús Ortega Martínez

Fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Fue Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática. Ha sido Diputado Federal y Senador de la República. Director General de la Revista El Punto Sobre la i
Jesús Ortega Martínez
Sigueme

Latest posts by Jesús Ortega Martínez (see all)

Compartir por Whatsapp:

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook

Mensaje
Rápido

Nombre
Correo
Mensaje

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook