Análisis y perspectivas de las pensiones en México

Categoría: El punto es, EPSI22
enero 1 2016

*En colaboración con Eodrigo Fernández Calvillo. Estudiante de la Facultad de Economía-UNAM.

Un viejo sólo existe  por lo que posee.  Desde el momento  que no posee nada, se le arrumba con la basura. A esta edad avanzada  sólo se puede escoger entre  el asilo y la fortuna.François Mauriac (1885 – 1970). Escritor francés Premio Nobel de literatura 1952.

Uno de los temas recientes de gran trascendencia a nivel nacional e internacional es el que se refiere a las pensiones de los trabajadores para su retiro, especialmente porque se ha incrementado sensiblemente el desequilibrio en las finanzas de los gobiernos en el mundo. Este fenómeno se debe a una diversidad de razones, de las cuales comentaremos algunas de ellas.

Es un tema polémico, que cobra particular interés teórico y práctico por los problemas que se derivan de los mismos para las finanzas públicas y las finanzas personales de la población trabajadora.

Los gobiernos tienden a quitarse esta carga y la población busca los mecanismos para que el Estado les garantice un retiro digno. Y en esta correlación de fuerzas se encuentra inmerso el fenómeno a tratar.

Una de las principales preocupaciones de la seguridad social y en particular del sistema de pensiones, es que los trabajadores puedan tener ingresos en los años de vida no laboral, a fin de poder solventar sus gastos de consumo. La historia ha demostrado que los trabajadores por sí solos no pueden tener los recursos económicos necesarios que les permitan cubrir sus necesidades de consumo para los años en que vivirán su vejez. Por tal motivo es indispensable la intervención del sector público en esta materia.

Joseph Stiglitz en su reconocida obra La economía del sector público[1] señala la existencia de cinco grandes quejas en contra de la seguridad social: 1) La contribución de la seguridad social a las crisis presupuestarias a largo plazo de muchos países (generando que los ingresos sean menores que los gastos y como consecuencia se acudirá al fondo fiduciario, apartado para atender las necesidades de los ancianos, mismo que se agotará. La viabilidad financiera depende del cociente entre el número de trabajadores y pensionistas. 2) Se alega que dicha seguridad social reduce los incentivos para ahorrar, reduciendo, por tanto, el crecimiento de la economía (la seguridad social reduce la cantidad de dinero que necesita ahorrar reduciendo la propensión al ahorrar). 3) Reduce los incentivos para esforzarse (los programas públicos generan efectos renta y efectos sustitución, siendo estos últimos generadores de ineficiencia. Es decir, se reduce el estímulo de los trabajadores para ser más productivos, dado que esperan que la seguridad social les aumentará sus ingresos aún con un menor esfuerzo de su parte). 4) Genera una baja tasa de rendimiento (la seguridad social no genera una tasa de rendimiento comparable a la de los planes privados de jubilación). Y 5) Contiene algunas injusticias en su concepción (debido a la naturaleza de las mismas es frecuente que personas recuperen más de lo que aportaron en sus primas y otras que reciben menos).

Objetivo

Analizar la problemática actual de las pensiones desde un enfoque teórico y pragmático, con una descripción nacional y comparada a nivel internacional, destacando las causas y consecuencias de este fenómeno económico, social y político. Asimismo, destacar los cambios recientes en la legislación mexicana y las perspectivas de los mexicanos en esta temática.

Definición de Pensión

Con el fin de iniciar el análisis partimos del concepto básico de pensión que establece la Consar: “Monto de percepción periódica que sustituye los ingresos de una persona al momento de la jubilación o en casos de invalidez, incapacidad o defunción (en este caso para los beneficiarios).”[2]

Contexto internacional

Una clara tendencia en el mundo apunta hacia el envejecimiento de la población. La pirámide poblacional se está modificando de tal forma que, se prevé,  en las próximas décadas las personas de mayor edad aumentarán significativamente su proporción. Esto significa un gran reto para las naciones, en el sentido de que se van a requerir más recursos para atender a los pensionados, mientras que los trabajadores jóvenes que aportan tienden a ser cada vez menos en términos relativos.

El Banco Mundial reconoce que por presiones demográficas se rebasa la capacidad de los sistemas por financiar los gastos de los pensionados. Siendo mayor el monto requerido para el pago de pensiones que el total del gasto gubernamental. En particular para las economías en transición de Europa oriental y la ex Unión Soviética, se ve claramente este comportamiento.

“En los países de ingreso bajo, sólo uno de cada nueve trabajadores realiza contribuciones a un sistema de pensiones. Esta proporción se mantiene estancada hace años, afectando su capacidad de recibir beneficios apropiados.”[3]

En cuanto a los activos de los fondos de pensiones a nivel internacional (2014), México se encuentra a tres posiciones por debajo del promedio simple de la OCDE. Nos superan Nueva Zelanda y Japón.

Sobresalen los Países Bajos, Islandia, Suiza, Australia y el Reino Unido. Mientras que los tres países con menos activos son en orden decreciente de importancia: Luxemburgo, Francia y Grecia. Tal como se muestra en la siguiente gráfica:

activos-de-los-fondos-de-pensiones-mexicanos-en-el-contexto-internacional-fin-de-20143

“La contribución a la Afore es de 6.5% del salario mensual del trabajador, la contribución que realiza el trabajador mexicano a su cuenta individual de ahorro para el retiro es tan solo del 1.125% (de su salario base mensual  topado) contra más de un 8% que contribuye en promedio cada trabajador de los países miembros de OCDE, incluso, en Colombia, la contribución es de 16 por ciento.”[4]

La Teoría del consumo y del ahorro del ciclo vital. Franco Modigliani del Instituto Tecnológico de Massachusetts, ganador del Premio Nobel de Economía en 1985

En el campo de la teoría económica se han escrito diversas cuestiones interesantes sobre el consumo, el ahorro y las pensiones.

El premio Nobel de Economía Franco Modigliani, junto con Ricardo Brumberg, desarrollaron la teoría del ciclo vital[5], en la cual establecen que el ahorro está incentivado por el deseo que las personas tienen de consumir en el futuro, en su vejez, cuando su actividad laboral concluya. Indica, por tanto “…que las personas planifican su comportamiento respecto al consumo y el ahorro a lo largo de amplios periodos, con la intención de distribuir su consumo de la mejor manera a lo largo de toda su vida.”[6]Señalando también que los patrones en el ahorro varían conforme a la proporción de su renta media obtenida a lo largo de su vida.

“La teoría del ciclo vital del ahorro predica que la gente ahorra mucho cuando su renta es alta relativamente a la media de las rentas obtenidas a lo largo de su vida, y que desahorra cuando su renta es baja en relación a dicha renta media”.[7]

Es en este sentido que valdría la pena reflexionar qué hacemos los mexicanos para planificar nuestro ahorro, con el fin de prepararnos rumbo a la vejez.

Lo interesante de esta teoría es que plantea que las personas pueden mantener un mismo nivel de vida sin necesidad de una pensión por parte del gobierno, sino simplemente administrando su consumo, ahorro y compra de activos en el tiempo que vivan, es posible que puedan mantener un mismo nivel de vida.

Legislación vigente en México:[8]

Dentro de los cambios más recientes en la legislación mexicana referente a las pensiones destacan los siguientes:

En cuanto al “Pensionissste”:

“…Organismo público, sin fines de lucro, como una institución del Estado, que se encargará de administrar con seguridad y transparencia los fondos de retiro de los trabajadores y de promover que el dinero de cada trabajador genere intereses que eleven el monto de su pensión.

“…Estará sujeto a la estricta regulación y control del gobierno a través de la Consar, como se establece en la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro.

“…Asume la responsabilidad de llevar el registro individual de las aportaciones de los trabajadores, de emitir los estados de cuenta por lo menos dos veces al año para su información, y de entregar los recursos acumulados cuando se cumplan los requisitos.”

A continuación presentamos algunos aspectos de la nueva legislación que todos debemos recordar y conocer muy bien:

“ …Los jubilados y pensionados seguirán disfrutando de sus derechos en los mismos términos vigentes al momento de su retiro. Por disposición de Ley, el pago de sus pensiones estará a cargo del Gobierno Federal…”.

“…La nueva Ley reconoce íntegramente el tiempo o antigüedad de cotización de todos los trabajadores en activo. Los derechos de los trabajadores en activo están garantizados con las 2 opciones que se les ofrece: 1) Quedarse en el sistema de pensiones anterior con los mismos beneficios y un pequeño incremento gradual en la edad de retiro o, 2) Elegir cambiarse al nuevo sistema de cuentas individuales, recibiendo un Bono de reconocimiento de derechos por los años cotizados.”

“Con la reforma se resuelve el riesgo de insolvencia del Instituto y se establece por disposición de Ley, que el gobierno federal asumirá el costo íntegro de las pensiones en curso de pago y de las nuevas pensiones de los trabajadores actuales que elijan quedarse en el régimen anterior.”

“Con la nueva Ley, el gobierno federal aumenta de manera permanentemente su contribución para mejorar los servicios de salud y el monto de las pensiones, como es la cuota social para salud, la cuota social para pensiones y el ahorro solidario para pensiones, otorgando 3.25 pesos por cada peso que ahorre el trabajador.”

“Los nuevos trabajadores tendrán, desde que empiecen a cotizar en el ISSSTE, una cuenta individual en la que depositarán sus contribuciones y se sumarán las de las dependencias y el gobierno federal. También podrán disfrutar del pilar de ahorro solidario para fortalecer el monto de las jubilaciones y asegurar mayores niveles de ingreso y vida dignos.”

“Este pilar consiste en que por cada peso que voluntariamente aporte el trabajador, la dependencia donde trabaja se obliga a aportar 3.25 pesos, hasta un límite del 2% del sueldo básico para el trabajador y del 6.5% del sueldo básico para la dependencia.”

“Con este pilar solidario se aseguran pensiones por arriba del promedio de otros países.”

“…las comisiones que cobraría el PENSIONISSSTE, al ser un organismo sin fines de lucro, serán por Ley una de las más bajas, por lo que asegurarían mayores beneficios a los trabajadores.”

“…la aportación al Fondo de Vivienda y los intereses que genere aumentarán el monto de la pensión del trabajador al momento de su retiro.”

“…Se podrán sumar los años de cotización y los recursos generados en los sectores público y privado, para acceder a una mejor pensión.”

Desde 2010 se estableció “…una edad de retiro de 49 años para mujeres y de 51 años para hombres, aumentando la edad cada 2 años en un año, para llegar en 2028 a una edad de retiro de 58 años para las mujeres y 60 para los hombres. La edad para pensión por tiempo de servicios… se ajustará bianualmente y en 2018 llegará a los 60 años…”.

“El requisito de edad de 65 años y 25 de cotización, es sólo para los trabajadores que recibirán del gobierno la pensión garantizada de dos salarios mínimos del Distrito Federal, actualizados con la inflación.”[9]

Problemática reciente en México

Nuestro país muestra tendencias muy parecidas a las problemáticas que enfrentan otras naciones en materia de pensiones.

En nuestra opinión las razones principales se deben a los siguientes aspectos: desempleo y economía informal, tendencias de la nueva pirámide poblacional, pérdida del poder adquisitivo de la clase trabajadora, desequilibrio financiero del gobierno federal, consumo inducido (consumismo), ausencia de hábitos de ahorro, limitados estímulos fiscales para el ahorro, limitados y desconocidos planes de pensión, bajos rendimientos de los planes de pensión y costos crecientes por la administración de planes de pensión.

Una de las acciones que ha llevado a cabo el gobierno federal en nuestro país a fin de contrarrestar la problemática de los limitados recursos de los adultos en plenitud, se refiere al Programa 70 y más.

“…los hallazgos permiten vislumbrar que los hogares de los Adultos Mayores  han permanecido sin cambios después de 11 meses de exposición al programa 70 y más y en esencia es de esperarse que una dinámica familiar tan compleja no se modifique mayormente (…). Debido a la mala gestión de los programas, el presupuesto real de egresos asignado ha ido disminuyendo a través de los años, lo cual nos lleva a la conclusión de que aunque se destinan recursos económicos para impulsar el desarrollo social, realmente no se logran los objetivos de los programas y por ende, no se logra consolidar el desarrollo que México necesita”.[10]

Sin embargo este esfuerzo no ha sido suficiente para resolver el problema de fondo. Y si ha representado presión para las finanzas públicas. Provocando un “efecto–sustitución”, más que un “efecto–ingreso”, que es el que en esencia se estaría esperando del programa.

Pasamos a continuación a explicar cada una de estas razones que impactan en la problemática reciente del sistema de pensiones en México.

el-observador-rafael-calzada-el-punto-sobre-la-i-22

El observador, Rafael Calzada.

• Desempleo y economía informal

Una de las razones que explican la problemática que al día de hoy se tiene en el país en materia de pensiones es la falta de empleos y que la población opta por dedicarse a actividades de la economía informal. Indudablemente no se podrán solventar los gastos en la vejez, cuando no se tiene empleo o el que se posee es de tales características que no permite generar ahorros y/o comprar activos para solventar las necesidades del mañana.

En México, aproximadamente una tercera parte de la población económicamente activa (PEA) cotiza a la “seguridad social obligatoria”. Con ello se afirma que siete de cada 10 no cuenta con un ahorro para el retiro.

Esto provoca una dificultad para el sistema de pensiones, por la ausencia de aportaciones de más trabajadores, que se encuentran en actividades de la informalidad y/o que no tienen un empleo.

• Tendencias en la nueva pirámide poblacional

Como es conocido por los especialistas en población, nuestro país tiene un problema para el futuro en cuanto a las pensiones, porque los trabajadores que estarán en edad de recibirla serán más numerosos que la base de trabajadores jóvenes que estará cotizando para solventar estas erogaciones.

“Quienes hoy tienen entre 25 o 35 años serán adultos mayores en 2050, y para entonces habrá 13 mexicanos en edad de recibir una pensión por cada 10 jóvenes laboralmente activos y aportantes al sistema.”[11]

• Pérdida del poder adquisitivo

Indudablemente una de las razones negativas que los mexicanos tenemos para no poder fortalecer ya sean los ahorros voluntarios o cualquier forma de ahorro, previendo recursos para nuestro retiro, es la recurrente reducción del poder adquisitivo del salario real.

Prácticamente en las dos últimas décadas el salario en México ha perdido más del 70% de su poder adquisitivo. Esto sin duda limita el ahorro voluntario de los trabajadores que haría crecer la bolsa de recursos de su pensión.

• Desequilibrio financiero del gobierno federal

Es urgente en el país verificar el tema de las finanzas públicas y la carga que representan las pensiones para el gobierno y los mexicanos.

Se estima actualmente que el monto total de las pensiones para el país representa más que el 100% del Producto Interno Bruto (PIB). Para las finanzas del gobierno, ya es hoy en día una gran preocupación la carga que significa el pasivo por las pensiones de Petróleos Mexicanos (Pemex), Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las universidades públicas, entre otras. “El gobierno federal ya destina hoy el equivalente a 3.1% del PIB, cerca de 530 mil millones de pesos para el pago de pensiones estatales, y toma ese dinero del gasto programable.”[12]

Actualmente en México se tienen tasas bajas a la contribución de pensiones obligatorias. Sobresalen las del IMSS y el ISSSTE, tal como se ilustra en la siguiente gráfica:

tasas-de-contribucion-en-sistemas-de-pensiones-obligatorios

Es importante tomar en cuenta que

“…el pasivo laboral del IMSS entre 2012-2050 será de 32.9% del PIB, sobre todo por el pago de pensiones relacionadas con la Ley de 1973 (…). Tan sólo cubrir el pago de pensiones de los empleados que empezaron a cotizar antes de las reformas, con base en la Ley del IMSS de 1973, costará al gobierno federal 30% del PIB…”.[13]

En este sentido hay que recordar que tanto el IMSS como el ISSSTE evolucionaron de un plan de aportaciones en el que cada trabajador se convierte en responsable de su propia jubilación.

Otro de los organismos del Estado que también contribuyen a la problemática de las pensiones es la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“El director general de la (CFE), Enrique Ochoa, anunció que en mayo de 2016, cuando se revise el Contrato Colectivo de Trabajo de la empresa con el sindicato, se reformará el sistema de pensiones de los trabajadores para reducir el pasivo laboral de la compañía, que es de 591 mil millones de pesos.)”[14]

Con el fin de mejorar el desequilibrio financiero de los gobiernos (entre ellos, México), la OCDE recomienda a países con problemática en materia de pensiones lo siguiente:

  • “Implementar cambios paramétricos: aumentar las tasas de contribución…”.
  • “Incrementar la edad efectiva de retiro: relacionar la edad de jubilación obligatoria a los incrementos en la esperanza de vida; seguir restringiendo los esquemas de retiro anticipado.”
  • “Armonizar las condiciones de retiro y garantizar la portabilidad entre los regímenes de pensiones especiales (por ejemplo, las empresas estatales, planes de pensiones de los estados y universidades públicas) con el objetivo final de establecer un verdadero sistema nacional de pensiones…”.
  • “El nivel de la pensión no contributiva es demasiado bajo para combatir la pobreza de ingresos en los adultos mayores de una manera eficiente.”
  • “La relación entre la pensión no contributiva PAM y la pensión mínima contributiva PMG debe ser más estrecha. La PAM se debe incrementar a través de una nueva pensión mínima fondeada; la pensión mínima debe ser pagada proporcionalmente en función de las contribuciones o del periodo de contribución –la pensión mínima completa debe alcanzarse con un período de contribución mayor a las mil 250 semanas; los recursos acumulados en la cuenta individual deben utilizarse para financiar esta nueva pensión en lugar de permitir que se retiren recursos en una sola exhibición; y reducir de manera progresiva esta pensión mínima hasta que los recursos en la cuenta individual sean suficientes para financiar el máximo de la pensión mínima contributiva…”.[15]

Con dichas medidas lo que se pretende es trasladar la responsabilidad y problemática que en el pasado han tenido los gobernantes que administraron ineficientemente las pensiones, a los trabajadores del presente y a los que el día de mañana se van a incorporar a la vida laboran formal.

• Problemática reciente en Pemex

Recientemente Pemex implementó cambios en su régimen de pensiones a fin de sanear sus finanzas. Entre los más importantes destaca el aumento de cinco años en la edad de jubilación para los trabajadores con menos de 15 años laborando.

“Pemex acordó modificar el régimen de pensiones para los trabajadores con menos de 15 años de antigüedad, a los que se les establecerá nuevos parámetros de jubilación, al incrementarse de los 55 años de edad y 30 años de antigüedad, para una pensión equivalente al 100%, a 60 años de edad y 30 de antigüedad”.[16]

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), las pensiones de Pemex han generado una deuda de 10% del PIB.

A los trabajadores de nuevo ingreso se les aplicará un esquema de cuentas individuales con aportaciones tanto de los trabajadores como de la empresa.

Al cierre de 2014 en la empresa laboraban 153 mil  85 trabajadores, entre personal de confianza y sindicalizado. A su vez, el pasivo laboral actualmente asciende a 1.5 billones de pesos.

“Hasta ahora los trabajadores podían alcanzar este derecho a los 55 años, con 30 de servicio en la empresa. Sin embargo, con el cambio ya realizado deberán cumplir un mínimo de 60 años de edad y 30 de antigüedad para que puedan acceder al 100% de su pensión.”[17]

Asimismo, Pemex anunció que se revisará este tema para el 2021.

• Consumo inducido por la publicidad (“consumismo”)

Los mexicanos somos consumidores compulsivos, estamos altamente propensos a ser víctimas de la publicidad y de la mercadotecnia de las grandes empresas extranjeras que operan en nuestro país.

Está comprobado que el mexicano no tiene un hábito de ahorro y mucho menos podríamos pensar en que pueda tener un plan de vida en cuanto a sus finanzas personales. A los mexicanos todavía nos falta mucho para preparar ahorros y activos que nos permitan solventar nuestros gastos durante la vida no laborable. Por lo regular estamos esperando que el gobierno se encargue de resolvernos esta cuestión.

Además de la baja capacidad de ahorro, la mayoría de los mexicanos dan alta preferencia al consumo presente y priorizan los beneficios de corto plazo, además de que los trabajadores desconocen los productos y características de los planes de ahorro voluntario.

• Ausencia de hábitos de ahorro

“Las personas no desean, a lo largo de su vida, consumir precisamente las mismas cantidades y en los mismos momentos que ganan su renta. Por consiguiente, ahorran y desahorran de tal manera que lleguen a consumir la renta de toda su vida con el perfil que desean. Lo normal, de acuerdo con esta teoría, es que ahorren mientras trabajan y que posteriormente utilicen los ahorros para financiar su gasto en los años de la jubilación”.[18]

“Se requiere una mayor promoción y mejores incentivos para incrementar el ahorro voluntario que hoy sólo representa cerca del 1% de los saldos acumulados en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR)”, reveló la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro en su segundo informe trimestral entregado al Congreso.”[19]

Los mexicanos no tenemos un hábito sólido de ahorro personal, ya sea voluntario o involuntario. Por tal motivo ha sido complicado para las empresas que administran las pensiones el captar más recursos adicionales. La incertidumbre hacia el futuro limita en los mexicanos el deseo de ahorrar, es mejor gastar hoy lo que tenemos que pensar en ahorrar para tener ingresos que nos permitan adquirir satisfactores en el futuro.

“Si se confirma la evidencia básica de que los ancianos que siguen viviendo por su cuenta acumulan riqueza, una explicación deberá tener en cuenta su creciente miedo a quedarse solos, sin ayuda financiera de la familia cuando, además, tienen gastos médicos posiblemente elevados a medida que envejecen. La necesidad de riqueza puede aumentar con la edad si no existe un seguro que cubra la totalidad de los gastos médicos.”[20]

Para que aumenten los ahorros, deben crecer los ingresos corrientes de los trabajadores y a su vez disminuir el gasto o consumo de bienes y servicios que no sean tan indispensables. Esta es la fórmula básica y elemental para que aumente el ahorro. Se dice fácil, pero en la vida cotidiana es complicada.

Señala Joseph Stiglitz refiriéndose al riesgo moral:

“La gente, cuando considera la posibilidad de ahorrar para su jubilación, se enfrenta a dos importantes fuentes de riesgo. En primer lugar, no sabe cuánto tiempo vivirá después de jubilarse. Una persona que no suscriba un plan de jubilación tendrá que administrar sus recursos cuidadosamente; tendrá que plantearse la posibilidad de que viva más de la media. Al asegurarse contra este riesgo, no surge ningún problema de riesgo moral importante. Pero si surge en el caso del segundo riesgo, para el que la seguridad social ofrece un seguro, los individuos no saben si se encontrarán en condiciones de trabajar a los 62 años, a los 65 o a los 70. Algunas personas gozan de una buena salud y sus cualificaciones no se han quedado obsoletas; continúan trabajando después de los 70. Otras no pueden trabajar; quedan incapacitadas. Pero otras muchas se encuentran en una situación intermedia cuando tienen entre 62 o 65 años; no están incapacitadas desde el punto de vista médico, pero cada vez les resulta más difícil o menos placentero o menos productivo trabajar. Las personas, cuando son más jóvenes, prefieren asegurarse contra la posibilidad de encontrarse en esta área gris, de no estar tan incapacitadas como para conseguir una invalidez médica, pero encontrarse también como para poder seguir trabajando fácilmente. La seguridad social proporciona ese seguro; permite en algunos casos y en algunos países jubilarse a los 62 años si desea. Pero cuanto mejor es el “seguro” –mayor es la proporción de los ingresos del trabajo que reemplaza la pensión–, menores son los incentivos para trabajar; si la sustitución es total, incluso las personas que se encuentren perfectamente bien y que sean muy productivas pueden llegar a sentir la tentación de jubilarse. Éste es el problema esencial del riesgo moral que plantea la seguridad social.”[21]

• Limitados estímulos fiscales para el ahorro

Uno de los aspectos que puede contribuir o deprimir el hábito de ahorro es la política tributaria que se implemente para tal fin. Frecuentemente los gobiernos más bien tienen impuestos que no estimulan el fomento al ahorro de las personas y las familias.

Los trabajadores con mejores ingresos tampoco tienen incentivos para ahorrar. Sólo es posible deducir de impuestos el 10% de los ingresos ahorrados en un año, siempre que ese monto no supere el equivalente a cinco salarios mínimos anuales.

“Los montos que las empresas aportan a los planes de pensión de sus empleados son deducibles en un 57% (…) En México sólo mil 766 de las más de 5 millones de empresas ofrecen un plan de pensión a sus empleados como prestación”.[22]

Indudablemente este aspecto ha reducido el incentivo a crear nuevos planes y los que existen no son tan atractivos a la población.

• Limitados y desconocidos planes de pensión

Es necesario que los planes se estandaricen a fin de que se ofrezcan beneficios similares a los trabajadores, porque existe una diversidad de ofertas, algunas ofrecen mejores beneficios y otros no representan un verdadero beneficio para los trabajadores. En años recientes su crecimiento se ha frenado sustancialmente.

“Hay una clara disyuntiva entre disminuir los costos y aumentar las posibilidades de elección de los individuos: desde el punto de vista administrativo, es más barato ofrecer un programa de jubilación idéntico para todo el mundo que un gran número de programas distintos  entre los que escoger. Sin embargo, como el nivel de las pensiones de jubilación es relativamente bajo, son muy pocos los que se ven obligados a ahorrar para su jubilación más de lo que requerían; por lo tanto la provisión de un nivel de prestaciones relativamente bajo no genera una pérdida significativa de bienestar.”[23]

Agrega Joseph Stiglitz:

“La empresa que vende una póliza de un seguro de vida no quiere asegurar a las personas que tienen una elevada posibilidad de morir, si la compañía sabe que la tienen, insistirá en cobrar una elevada prima. Ésta será especialmente elevada en el caso de las personas que tengan más de 65 años o con problemas cardiacos. En cambio, para las empresas privadas de seguros que venden planes de jubilación, la preocupación es exactamente la contraria; sólo quieren asegurar a las personas que están enfermas y que tienen probabilidades de morir pronto. Dado que las mujeres viven más que los varones, antes las compañías de seguros cobraban, en algunos países, a las mujeres primas menores en el caso de los seguros de vida, pero mayores en el de las pensiones vitalicias.”[24]

• Bajos rendimientos de los planes de pensión

En nuestro país el rendimiento que ofrecen los planes de ahorro para los trabajadores han visto reducido su margen de rendimiento. Mientras que en los primeros 10 años después de la reforma de 1997 el rendimiento promedio para los trabajadores que tienen un afore fue de 9%, hoy es de sólo el 6 por ciento.

Este rendimiento anual promedio de 6%, es inferior al de otros países. Dicha situación no permite motivar a los trabajadores para que incorporen un monto mayor a los paquetes de pensiones. Lo cual agrava más el problema financiero de las pensiones para el país.

Un factor que puede estimular el aumento de las aportaciones de los trabajadores, a cualquier paquete de pensión, es el rendimiento que se ofrezca. Mientras sigan siendo bajos, las personas van a preferir gastar en el presente, en vez de arriesgarse a recibir sus recursos en el futuro y con rendimientos limitados.

• Costos crecientes por la administración de los planes de pensión

Otro elemento que influye en la problemática de las pensiones es sin lugar a dudas el elevado rendimiento que cobran las administradoras de los recursos que ahorran los trabajadores para su pensión. El esquema muestra una clara tendencia a dar mayor estímulos para las ganancias de las empresas, que a buscar mecanismos de protección del ahorro de los trabajadores.

Desafortunadamente en nuestro país no se tiene la seguridad de que, al final de su vida laboral, los trabajadores puedan efectivamente disfrutar de los montos de pensión y ahorro que destinen a las administradoras de pensiones.

Conclusiones

  • En nuestro país el sistema de pensiones se encuentra frente a un gran problema financiero, derivado de la administración irresponsable del pasado. Hoy heredamos un sistema enfermo y que debe obligadamente ser más restringido para las próximas generaciones de trabajadores mexicanos. “Es urgente reformar el sistema de pensiones en México antes de 2023 o de lo contrario ocurrirá una crisis similar a la de Grecia o Argentina, advirtióCarlos Noriega, Presidente de la Asociación Mexicana de Afores.”[25]
  • Los mexicanos no tenemos un ciclo de vida planeado en cuanto a nuestros hábitos de consumo, ahorro y compra de activos. Cuando trabajamos y tenemos ingresos, los gastamos, sin pensar que el día que ya no estemos físicamente capacitados por nuestra edad para seguir trabajando necesitaremos de esos recursos para solventar nuestros gastos de consumo.
  • Los planes de pensiones que se ofrecen a los mexicanos no son atractivos para incrementar los montos de voluntarios de aportación, porque los rendimientos se han reducido, los costos por su administración son excesivos y no se tiene la confianza de que esos recursos podrán ser efectivamente cobrados por los trabajadores o sus familias.
  • En nuestro país faltan mayores estímulos fiscales para que la población ahorre parte de sus ingresos con el fin de planear gastos futuros en su vejez, sacrificando compras de bienes y servicios no necesarios en el presente. En términos keynesianos se podría decir que los mexicanos tenemos una alta propensión al consumo y una muy baja propensión al ahorro.

Recomendaciones

  • Se sugiere que el gobierno federal, a través de la Consar, implemente acciones que garanticen la seguridad de los recursos de los trabajadores, a fin de que efectivamente ellos o sus familiares los puedan cobrar en su respectivo momento del retiro.
  • Se sugiere a los sindicatos y gremios que representan a los trabajadores buscar mecanismos apropiados para promover ante las instancias correspondientes, mejorar la legislación de pensiones en México, buscando que se alcancen resultados más positivos para un retiro digno de los trabajadores.
  • “… La OCDE identifica varios aspectos que pueden y deben mejorarse: El proceso transitorio del sistema “antiguo” al “nuevo”, el nivel de cotizaciones, el sistema de protección social a la vejez, la fragmentación del sistema… Aconseja reformas en el marco regulatorio de la Consar y la CNSF con respecto a las inversiones de las Afores, y las rentas vitalicias.”[26]
  • Se recomienda a todos los mexicanos que no estemos esperando que el gobierno federal a través de un sistema de pensiones nos resuelva nuestros problemas financieros en nuestra vida no laborable, por lo cual es fundamental mantener un ahorro constante y la compra de activos (casas, terrenos, etc.) que posteriormente puedan ser útiles para solventar nuestros gastos en la edad madura. Tal como lo hacía la población que podía y tenía las posibilidades económicas en el pasado.
  • Tal como lo describe Modigliani en su teoría, las personas debemos planificar nuestro comportamiento respecto al consumo, ahorro y compra de activos a lo largo de los años, a fin de distribuir el consumo de la mejora manera a lo largo de toda nuestra vida. Procurando mantener el mismo nivel de vida durante todos los años.
  • Se recomienda a la Secretaría de Educación Pública (SEP) incorpore en sus planes de estudio de primaria y secundaria, temas sobre la cultura del ahorro, a fin de que las futuras generaciones de trabajadores mexicanos busquen mecanismos de ahorro que les permitan administrar de mejor forma sus ingresos durante toda su vida (laborable y no laborable).

[1] Stiglitz, Joseph,  La economía del sector público, pág. 397.

[2] www.consar.gob.mx/glosario/glosario.aspx

[3] www.bancomundial.org/es/topic/pensions/overview

[4] http://www.forbes.com.mx/2021-el-ano-en-que-empezara-la-crisisde-pensiones/

[5] “… Premio Nobel. <<Life Cycle, Individual Thrify and the Wealth of Nations>>, está publicada en el número de junio de 1986 de American Economic Review.”

[6] Dornbusch, Rudiger y Fisher, Stanley, Macroeconomía, Ed. Mc Graw Hill, 1991, quinta edición, pág. 307

[7] Dornbusch, Rudiger.…  pág. 314

[8] http://www.issste.gob.mx/preguntas-frecuentes02

[9] http://www.issste.gob.mx/preguntas-frecuentes02

[10] Madrid, Rosa Marina. “Análisis de los programas de desarrollo social en México y su impacto en el Presupuesto de Egresos de la Federación”, 2013, pág. 52. http://www.uv.mx/iiesca/files/2014/01/04CA201302.pdf

[11] www.forbes.com.mx/el-problema-de-las-pensiones-ya-estaqui

[12] www.forbes.com.mx/el-problema-de-las-pensiones-ya-estaqui

[13] http://www.forbes.com.mx/el-problema-de-las-pensiones-ya-esta-aqui/

[14] http://www.dineroenimagen.com/2015-11-05/64138

[15] www.consar.gob.mx/otra_informacion/pdf/OECD-Review-PensionSystems-Mexico-Highlights-ESP.pdf, pág. 8 – 9.

[16] http://www.elfinanciero.com.mx/economia/pemex-acuerdacambio-en-sistema-de-jubilaciones-1.html

[17] www.dineroenimagen.com/2015-11-12/64429

[18] Dornbusch, Rudiger y Fisher, Stanley, Macroeconomía, Ed. Mc Graw Hill, 1991, quinta edición, pág. 313.

[19] www.cnnexpansion.com/economia/2014/09/15/4-obstaculos-paraque-los-mexicanos-tengan-una-buena-pension

[20] Dornbusch, Rudiger …  pág. 313.

[21] Stiglitz, Joseph, La economía del sector público, pág. 394.

[22] www.forbes.com.mx/2021-el-ano-en-que-empezara-la-crisis-de-pensiones/

[23] Stiglitz, Joseph… p. 391.

[24] Stiglitz, Joseph, La economía del sector público, p. 392.

[25] http://www.cronica.com.mx/notas/2015/909687.html

[26] Consar “Estudios de la OCDE  sobre los sistemas de pensiones México”. 2015. P. 5. www.consar.gob.mx/otra_informacion/pdf/OECD-Review-PensionSystems-Mexico-Highlights-ESP.pdf

Miguel Ángel Jiménez Vázquez

Miguel Ángel Jiménez Vázquez

Profesor de la Facultad de Economía de la UNAM.
Miguel Ángel Jiménez Vázquez
Compartir por Whatsapp:

Dirección: Av. Baja California No. 317, 2do. piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, Ciudad de México, C.P. 06100 | Tel. 7159-4369

El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook
El Punto Sobre la i Facebook